Archive for 20 noviembre, 2013

Desnudando la Behobia

logo

A continuación subo la crónica que José Lobillo ha escrito de su segunda aventura en la popular carrera. ¡A ver si lo convencemos y nos regala más experiencias en el futuro!

¿Qué es la BEHOBIA–SAN SEBASTIÁN? Estoy convencido que un gran número de amantes del running conocen o han escuchado hablar con admiración de la mítica carrera Behobia-SS. Esta 49ª prueba ha sido mi segunda participación como corredor popular, y me gustaría ofrecer unas humildes pinceladas de mi experiencia y del valor humano de este evento que me ha robado mi corazoncito runner. Algunos datos muy generales de esta prueba, para hacerse una idea de sus peculiaridades, son los siguientes:

  • Recorrido. Aproximadamente unos 20 Km, distancia no homologada, pero siempre comienza y termina en los mismos puntos de Behobia y Donostia.
  • Perfil de la carrera. Una subida de 2,5 Km (el Gaintxurizketa), zonas de toganes rompiernas que parecen no tener fin y una subida de 1000 m (el Alto de Miracruz) en el Km 16 de carrera. Un recorrido muy duro y exigente.
  • Climatología. O lluvia (casi garantizada); o fuerte viento; o frío. O todo junto.

Perfil

Pues bien, a pesar de no ser una media maratón, de tener un perfil terrorífico y una climatología espartana, esta 49ª Behobia ha tenido más de 28000 inscritos. Da qué pensar, ¿no?

Aseguran muchos maratonianos que una vez en la vida hay que participar en la maratón de New York; y eso a pesar de no ser el que mejor recorrido, perfil y climatología posee. Yo estoy convencido de que si te gusta correr –da igual tu nivel y tus marcas-, tienes que comprobar por ti mismo qué es y qué se siente al formar parte como corredor de una Behobia-San Sebastián. A continuación ofrezco un sencillo compendio capitulado de mi viaje a tierras vascas y de los aspectos que me resultan más seductores para caer en la telaraña de la Behobia.

I. SAN SEBASTIÁN/DONOSTIA.

Un gran aliciente para participar en la carrera es la oportunidad de conocer esta bellísima urbe, a orillas del mar Cantábrico, de la que no cuesta mucho enamorarse. No me voy a poner en modo “guía turística”, pero señalar que el Paseo de la Concha es un lugar inigualable y que su gastronomía te arrastrará sin remedio hacia la gula más placentera y pecaminosa.

Donostia

II. EL AMBIENTE PRECARRERA.

Llego a Donosti a las ocho y media de la noche del viernes 8 de noviembre de 2013, procedente de Las Palmas de Gan Canaria. Deshago la maleta en la misma pensión donde me alojé en el 2012, un sitio pintoresco con habitaciones limpias y cómodas, muy familiar y enclavado en plena Alameda del Boulevard: un lugar de privilegio para un runner, pues aquí se enclava el arco de meta de la Behobia. No hay nada como llegar destrozado, recoger la mochila en el ropero y pegarse una ducha de agua caliente en apenas cinco minutos.

Esa misma noche he quedado con los miembros de mi equipo, la Bolsa del Corredor – Diario Sport de Barcelona, en la sidrería de un pueblo en el extrarradio de Donosti. Me recogen Francis Campos y David Bautista –flamantes y exitosos debutantes en el Frankfurt Maratón apenas doce días antes-, junto a las guapísimas Rocío y Laura. La bodega es un caserío y está hasta los topes, pero nos han guardado sitio en una de sus largas mesas, pues entre corredores y acompañantes teníamos una reserva de treinta y tantos comensales.

Durante la estupenda velada pude desvirtualizar a muchos componetes de la BC Team, además de saludar a los miembros que conocí este verano en Lanzarote. Prefiero no hacer valoración alguna de la sidra, la tortilla de cola de bacalao, la merluza, el chuletón y los postres (tejas, cigarritos y queso con carne de membrillo), y es que ningún adjetivo calificativo puede llegar a estar tan sabroso. Esto es lo bueno de comer siempre tan sano (fruta, verdura, pasta, arroz… ), cuando pruebas algo bien cocinado y con magnífica materia prima, el sabor se multiplica por veinte en tu paladar y terminas teniendo un orgasmo sensorial –ejem-. Fui uno de los más comedidos del grupo y llegué a la pensión a las tres de la mañana. Sin duda una noche imborrable.

A la mañana siguiente nos encaminamos al Velódromo de Anoeta, donde se encuentra ubicada la Feria del Corredor. Recogemos los dorsales con gran fluidez y curioseamos entre los stands. El ambiente y el escenario son inmejorables.

III. LA ESTRATEGIA.

Establecer objetivos objetivos es algo realmente complicado. Ser demasiado ambicioso o demasiado humilde puede dejar un sabor agridulce al final de la prueba. Teniendo en cuenta mi estado de forma y la preparación hacia mi debut en enero en la Disa Gran Canaria Maratón 2014, y contando que las carreras de 10 Km que he disputado desde septiembre se han saldado, una tras otra, con MMP, me he decantado por apostarlo todo a una carta: voy a seguir a la liebre que habrá en mi cajón de salida (el color verde), y que marcará 1h20’. Teniendo en cuenta que el año pasado mi crono fue de 1h25’, se puede considerar una locura, aunque mi lado cuerdo me consuela diciéndome que si en el Km 10 voy sufriendo, bajaría el ritmo para no tener una petada monumental y conservar posibilidades de mejorar marca.

Pero, ay, todas las carreras son perfectas en nuestra mente o sobre el papel, en las tripas de una calculadora o en los valles de una gráfica, pero la carrera siempre –siempre- termina por colocarnos en nuestro sitio.

IV. LA CARRERA.

10 de noviembre de 2013. A las 7:00 am desayuno en la habitación de mi pensión un buen trozo de bocadillo con jamón cocido, un zumo de naranja y una barrita de cereales. Hasta las 10:03 no tengo la salida, de modo que tendré la digestión garantizada.

Me encamino hacia la estación de RENFE y me apretujo en un vagón de tren con todo tipo de corredores, de todas partes, con acentos de muchas regiones además de muchos franceses. Los hay de todas las edades y condición: amantes del minimalismo o de los gadgets, corpulentos tipos acostumbrados a la montaña o afilados pisteros, semiprofesionales y joggers… Todos con la ilusión de participar en la Behobia y alcanzar la meta con los brazos alzados.

En menos de treinta minutos llegamos a Irún, donde la organización nos conduce a buses lanzadera que nos alcanza a las afueras de Behobia. Desde aquí unos diez o quince minutos caminando con tranquilidad y llegamos al lugar donde se dará la salida, una extensa explanada con estación de servicio y una hilera de camiones que sirven de guardarropa.

Salida

A diferencia del 2012, el cielo está encapotado pero no cae el Diluvio Universal, lo cual consigue un fantástico y colorido ambiente festivo con miles y miles de corredores que van de un lado a otro. Encuentro a algunos componentes de la Bolsa del Corredor y nos hacemos la foto de grupo. Me pongo a calentar con ellos hasta completar 3 Km con algunos progresivos finales.

BC Team

Quince minutos antes de la salida me recluyo en mí mismo, me concentro en la carrera y me coloco en la parte delantera de mi cajón –o corral, como dicen en otros lugares-. Para relajarme un poco en esos momentos de tensión, siempre realizo un chistoso juego para motivarme: busco a mi antagonista, un rival acérrimo al que tengo que batir a toda costa. En esta ocasión me fijo en alguien con equipación completa de atletismo. Es más bajo que yo, pero el doble de ancho y con músculos hasta en las orejas. Está totalmente rapado al cero y tiene un gesto de determinación que asusta, está dispuesto a devorar cada kilómetro del recorrido sin masticarlos siquiera. Las arterias de sus piernas están a punto de estallar. Decido bautizarlo como Terminator, y memorizo el número de su dorsal.

En medio de la música a toda pastilla un DJ anima al público y la atmósfera es electrizante. El viento pega fuerte pero sigue sin llover. Por fin comienzan las salidas escalonadas. Mi cajón es la tercera oleada de las diecinueve previstas. Como comenté antes, las estrategias están muy bien en el papel, pero después te encuentras con una infinidad de variables e imprevistos que no podemos controlar. Busco el banderín de la liebre de 1h20’ y no está por ninguna parte. No me lo puedo creer, la primera en la frente. Decido enrabietado ir a 4:00 el kilómetro y localizo al Terminator cerca de mí. Estoy dando saltitos y nuestro turno es el siguiente…

Cuatro… Tres… Dos… Uno… ¡Pum! Activo mi cronómetro y salgo disparado desde la segunda o tercera fila. En los primeros compases intento buscar un hueco en un lateral y acompasar mi ritmo. Comienza a pasarme una oleada ingente de corredores, pero controlo que no me arrastren con su estampida, porque a muchos se les acabará el fuelle en pocos kilómetros. De repente el Terminator pasa a mi lado como una exhalación… Pero aún queda mucho para echarle el guante.

Pistoletazo de salida

Km 0-2. Recta totalmente llama que discurre junto al río Bidasoa. Voy a 3:55 y decido disminuir el ritmo a pesar de que no paran de adelantarme gente. Hemos salido 2500 runner con dorsal verde. Se nota el viento pegando de cara.

Km 2-4. La carrera discurre por el centro de Irún con una subida de 200 m al inicio. Ahora cuesta trabajo avanzar con soltura por la densidad de participantes (muchos de ellos son los que salieron como balas y ya van asfixiados). Sigo a un veterano atleta de Hernán que se mueve con soltura y va recriminando a los que se cruzan sin mirar. Mantengo el ritmo a 4:03 y el público es muy numeroso.

Km 4-6. En cuesta la primera parte –unos 300 metros- y después pequeñas subidas y bajadas por Ventas de Irún. La gente anima sin parar y voy manteniendo a 4:02. Aclarar que mi reloj es un sencillo Garmin Forerunner 110, el cual tengo configurado para que me ofrezca en pantalla el tiempo de carrera, la distancia recorrida y el ritmo general acumulado; por lo que no puedo saber el ritmo en cada kilómetro. Pero bueno, ya me acostumbré a correr así y me controlo bastante bien. Creo que fue en este tramo cuando, entre los miles de corredores, alguien del público me reconoció del encuentro de la sidrería y me dijo algo así como “¡Vamos ese canario de la BC!”. Menudo subidón. Aunque no recuerdo vuestro nombres por culpa de mi memoria de pez… ¡Muchas gracias!

Km 6-8,5. El alto de Gaintxurizketa es todo subida sin descanso. Porcentajes suaves al principio que se van endureciendo progresivamente. Justo al comienzo ya diviso al Pirata, que se ha convertido en uno de los símbolos de esta carrera. Se trata de Jaime Alzugaray, y todos los años aparca su furgoneta con música heavy a todo volumen, mientras él, vestido de bucanero, anima y agita la ikurriña y la bandera negra con la calavera y las dos tibias cruzadas. En este punto decido incrementar el nivel de esfuerzo para no perder mucho tiempo en la subida. Dos corredores de trail del mismo equipo pasan a mi lado y me engancho a ellos. Supongo que esta cuesta será pan comido para ellos… Pero 500 metros más arriba los dejo atrás y sigo avanzando con la respiración agitada y luchando contra el viento. Al coronar la cima mi ritmo ha caído a 4:07. Me lo tomo con resignación y sigo adelante.

Km 8,5-12. La carretera de Lezo es la zona de los toboganes, repechos de 50 a 100 metros de larga, auténticos rompepiernas. Muchos runners se tiran a tumba abierta en las bajadas, pero yo las controlo para no sobrecargar los cuádriceps y mantener velocidad en las subidas. El ritmo baja lentamente hasta 4:04. En el Km 10 me tomo el gel que llevo encima con varios sorbos de agua. El público sigue alentando nuestra marcha y el viento en contra no cesa ni un instante. ¿Dónde se habrá metido el Terminator?

Km 12-16. Al puerto de Pasajes lo llaman “El Desierto” por la escasez de público. Es totalmente llano, suelo irregular y algunos raíles. Llegados a este punto sin cuestas, mi terreno predilecto, me transformo en un enterrador: a partir de ahora y hasta el final de la carrera sólo recogeré cadáveres. Me pongo en velocidad crucero y empiezo a adelantar a corredores a mansalva. Imagino que iré por debajo de cuatro minutos por kilómetro, pues el ritmo total baja a 4:02. ¡¡¡Vaaaaaamos!!!

Km 16-18. El Alto de Miracruz es una dura subida de un kilómetro, tras la cual se desciende por la avenida de Ategorrieta hacia San Sebastián. En este punto tuve que tomar una importante decisión. No quería perder tiempo (el año pasado la ascensión se me hizo interminable), pero tampoco quería desfondarme en la subida. Finalmente apreté los dientes y decidí que ya era hora de sufrir de verdad. Aquí el público te lleva en volandas, abarrota las aceras y no para de animar: “¡Aúpa José! ¡Oso ondo!” Voy lanzado cuesta arriba y me abro camino por uno de los laterales buscando hueco y el calor de los espectadores. Lo estoy dando todo… ¡Y antes de darme cuenta he llegado a la cima! En la bajada me relajo e intento recuperar el resuello. Hecho un vistazo al Garmin… ¡¡¡Y marca 4:03!!! Sólo he perdido un segundo de ritmo. No estoy para tirar cohetes, pero aún tengo al alcance de la mano la ansiada marca de 1h20’.

Marabunta

Km 18-19. Recta hacia la playa de Zurriola por la avenida de Navarra, atravesando el barrio de Gros. Al llegar a terreno llano decido volver a sufrir al máximo y subo un punto de intensidad en la zancada. Desde aquí a meta el público es innumerable y su apoyo compensa las fortísimas rachas de viento que impide nuestro avance. De repente, oh sorpresa, alguien me adelanta. No, no es Terminator, pero no puedo evitar una sonrisa al ver una tortuga dibujada en la camiseta del único runner que ha osado atacarme en varios kilómetros. Pero yo sigo a lo mío, al límite de mis fuerzas, manteniendo el esfuerzo constante, hinchando el pecho con bocanadas de aire, braceando con fuerza para coger impulso, inclinando el cuerpo hacia delante para que la gravedad me ayude a avanzar… Y entonces comienzan las rachas de viento huracanado. Concretamente una me deja prácticamente clavado y sujetándome la gorra para que no volara. Hecho una ojeada al Garmin y veo un 4:02 que me infunde optimismo.

Km. 19-20. Avenida de la Zurriola, con el Palacio de la Kursaal a la derecha, Puente del Kursaal y todo recto hasta la Alameda del Boulevard. Tras el kamikaze giro a la izquierda, por fin me enfrento al último kilómetro de la Behobia. ¿Cuál es la diferencia entre el sufrimiento y la agonía? Tras dos años de duro entrenamiento y pruebas de 10K y media maratón, ya tengo una ligera idea. Ahora mismo creo que soy capaz de agonizar durante cuatro minutos sin sufrir un desvanecimiento, de modo que aprieto los dientes más fuerte aún y corro a muerte, sin reservas, alargando el paso y la frecuencia. La cantidad de público que vocifera y alienta es impresionante, más aún cuando vas a tumba abierta y grita tu nombre para darte fuerzas, para trasvasarte la energía suficiente para que tu triunfo también sea un poco el suyo. Sigo dejando atrás a racimos de corredores, avanzando por un lateral, casi rozando a los espectadores, cuando dos atletas me cierran contra las vallas, y a pesar de pedirles paso, me ignoran y tengo que frenar y echarme a un lado para esquivarlos. Faltan 500 m y el Garmin me chiva que voy a 4:01. Los síntomas de la agonía son cada vez más fuertes: los pulmones me arden, las piernas se vuelven pesadas, el dolor es un todo que me envuelve y me obliga a jadear con fuerza y lanzar algún que otro gemido bastante intenso. Mi rostro de corredor hierático se vuelve “regañao” (como diría el señor Robaina). Tengo a Pulgarcito dándome ánimos en un hombro y al tío del mazo mirándome con una sonrisa ladina en el otro. No puedo más. Sólo otra zancada. Una más. Y otra.

Agonía

Ya no pienso con claridad, pero a cincuenta metros por delante hay un tipo con –por lo menos- quince kilos de peso más que yo, y aprieto para alcanzarle. Ya cualquier estupidez sirve a motivación. El viento en contra pega una barbaridad. Levanto la cabeza… ¡Y creo divisar al Terminator! Los últimos doscientos metros son brutales, pero le doy alcance para descubrir que no es él. En el Garmin veo un 4:00 y los metros finales los hago completamente extasiado, como si fuera en una nube y sin las típicas arcadas que me suele provocar el límite de la agonía. El display de meta pone 1h22’, y por unos instantes me quedo de piedra, no me cuadran los tiempos, aunque de inmediato comprendo que mi cajón salió tres minutos más tarde del tiempo oficial. Compruebo mi cronómetro y marca ¿1h19’17’’? No me lo puedo creer. Lo celebro conmigo mismo y saludo a los jadeantes corredores que están a mi alrededor. La satisfacción de haberme superado a mí mismo me hace olvidar el cansancio por completo.

Y ahora es cuando se puede comprobar otra de las grandezas de la Behobia. La formidable organización y el exquisito trato del primero al último en llegar, te hacen sentir como si hubieras sido el ganador. Me quitan el chip de la zapatilla, me colocan la medalla y me dan bolsas de avituallamiento. En dos minutos ya tengo hasta mi mochila del guardarropa. La carrera ha terminado y estoy eufórico, casi me dan ganas de seguir corriendo –es broma- y de ponerme a bailar breakdance en el suelo –ejem-. La 49ª Behobia-San Sebastián ha finalizado para mí, aunque aún quedan un par de horas para que lleguen el resto de participantes y sientan el orgullo de ser finishers, de atravesar la meta como auténticos campeones. Ese momento no se puede describir; hay que vivirlo.

V. LA POSTCARRERA.

Tras ducharme y mientras picaba algo en la pensión, recibo la inesperada llamada de Amagoia, una amiga de Canarias que ahora vive en Amurrio, y que ha venido a ver la carrera y a animarme. Paso un rato entrañable con ella y su familia, disfrutando del gran ambiente que hay en el casco antiguo. Qué ilusión encontrarlos, en verano volveré a verlos en Gran Canaria.

Respecto al resultado final de la carrera, decir que ganó Pedro Nimo del Oro en categoría chicos y Claudia Behobide en las valientes chicas. También comprobé que el Terminator llegó a meta treinta segundos antes que yo, de modo que, desde el cariño de esta crónica, ¡ENHORABUENA CAMPEÓN!

Esa noche me toco cenar en solitario, pues la mayoría del equipo se marchaba a Barcelona esa misma tarde. Y mientras tomaba pintxos en un coqueto sitio de la calle San Martín, la dueña me dio una noticia que ensombreció mi sonrisa y mi estado de euforia: una chica de veintinueve años había fallecido a dos kilómetros de meta. Desde estas líneas mi pequeño homenaje a A.E., todo mi cariño a su recuerdo y a su familia y amigos. Cuando sucede algo así me quedo sin palabras. Aquí os dejo un enlace a la emotiva crónica del ganador de la carrera, Pedro Nimo, os aseguro que merece mucho la pena leerla porque expresa los sentimientos de todos ante lo sucedido y refleja en su crónica la humildad de un auténtico campeón en todos los sentidos:

Pedro Nimo

VI. LA BOLSA DEL CORREDOR – DIARIO SPORT DE BARCELONA

Hace apenas tres meses que pertenezco a este club y ya me siento parte de la familia. Desde el primer momento me han acogido con gran cariño, y quiero expresarles mi gratitud a Joan, Francis, David Bautista, Rocío, Laura, David Aouita, Sandra, Alfonso, Miquel, Carlos… Y a todos aquellos que he conocido en persona este fin de semana y que mi memoria –no ya de pez sino de mosquito- me impide plasmar aquí sus nombres. Y mención especial a José Castilla, el fantástico atleta e infatigable entrenador de la BC que está logrando que rompa algunas marcas y barreras que antes creía inalcanzables. Aquí están los sensacionales resultados del equipo en la 49ª Behobia-SS:

Clasificación Behobia

VII. CONCLUSIONES.

Para los amantes del “What if…”, señalar que el bloguero Gabriel Beldarrain ha confeccionado una genial entrada sobre la influencia del viento en esta edición de la Behobia, elucubrando una pseudocientífica teoría con comparativas de atletas y marcas que, con gran veracidad, llega a la conclusión de que se debería restar un 2,71% del tiempo final para obtener la marca sin viento. Siempre es interesante cualquier conjetura para mejorar marca sobre el papel. Aplicando el hallazgo del profesor Beldarían, a un humilde servidor le saldría un crono de 1h17’08’’. ¡Bueno, parece que ya tengo reto para el próximo año!

Mientras termino de confeccionar esta crónica, voy recopilando algunos datos finales ofrecidos por la organización. En esta 49ª Behobia-SS se inscribieron más de 28000 corredores (destacando los 8000 guipuzcoanos, 4500 catalanes, 2500 navarros, 2500 madrileños, 2300 franceses y un grupo de 400 holandeses). Llegando a meta 23590 runners de los 23617 que finalmente tomaron la salida. Señalar las 1800 descalificaciones por salir antes de tiempo. También me han llegado noticias de que a una determinada hora se agotaron las medallas de finisher que tan amablemente te cuelgan en meta. La organización se ha apresurado a señalar una dirección de correo electrónico para comunicar el caso y mandarla por correo postal (que cada uno lo valore como le parezca oportuno, pero qué duda cabe que es un detalle feo). El excedente de los avituallamientos, unos 845 Kg., serán destinados al Banco de Alimentos de Guipúzkoa.

Soy consciente de que he confeccionado una crónica bastante extensa, pero os aseguro que no he relatado ni una quinta parte de todo lo que podría contar de mi estancia en Donosti. A veces pocos días dan para mucho.

Espero que leyendo estas líneas te entre el gusanillo y te apetezca participar el próximo año en esta inigualable carrera, porque la próxima edición será única e histórica: en el 2014 se celebrará la 50ª Behobia-San Sebastián.

Finisher

Yo haré todo lo posible por estar allí… ¿Y tú?

Crónica de la LPA Night Run

logo

Lo que hemos vivido este sábado en Las Palmas de Gran Canaria ha sido una noche de auténtico atletismo, del que se escribe con mayúsculas. Porque no nos engañemos, atletismo no es (solo) dar vueltas a una pista de tartán una vez cada cuatro años, atletismo es toda esa historia de superación que hay detrás de cada uno de los corredores que se dan cita en cualquier carrera. Hoy he visto a mucha gente correr, pero sobretodo he visto a mucha gente disfrutar. He visto señoras llorar de la emoción al cruzar la línea de meta, caras de felicidad en gente joven al completar su reto, gente con problemas musculares esforzándose por llegar a meta y a la inmensa mayoría con ganas de repetirlo. Además todo esto ha pasado aquí, en plena ciudad y con las calles llenas de gente, con un ambiente que hace mucho, mucho tiempo que no se veía.

Por supuesto nada de esto ha sido casualidad, es el fruto del trabajo bien hecho, de ese que no abunda en casi nada hoy en día y que tanto se echa de menos. Desde el momento en que se presentó el evento, la idea además de ambiciosa, era un soplo de aire fresco en el calendario deportivo-social-cultural de la isla. No era sólo una carrera, no era sólo un concierto, no era sólo una fiesta, era todo a la vez y en el mismo sitio. Además, los pocos puntos problemáticos para el corredor, aunque un poco tarde, fueron solucionados en su totalidad.

Hasta hace no mucho tiempo, inscribirse y correr una carrera era una odisea. Había que desplazarse a alguna tienda perdida en algún centro comercial remoto y hacer cola para apuntarse y pagar, luego unos días antes de la carrera, había que ir a buscar el dorsal a otro sitio, probablemente a alguna oficina municipal lejos del lugar de celebración de la carrera, en un horario reducido, de un solo día y como no, soportar más colas. El día de la carrera además había que luchar por un sitio en la salida acorde a tu nivel en carrera, esperar un retraso de media hora (mínimo) parado antes de salir y sufrir por un circuito desangelado en alguna urbanización industrial o parking y en la meta, ya sin aliento, quitarte el chip (si con suerte los habían contratado) a toda prisa para volver a hacer cola y poder beber algo de agua en el avituallamiento post-carrera.

La LPANightRun ha demostrado que se pueden hacer las cosas de otra manera, con previsión y con la escala correcta. Desde el punto de vista del corredor, la sensación ha sido de una fluidez absoluta, de perfecta organización y de que cuando se quiere, las cosas no sólo pueden hacerse bien, sino muy bien.

salida

¡A por todas!

La carrera empezaba a las 20:30 por lo que algunos amigos quedamos a las 19:30 para echarnos unas risas y picarnos un poco antes de empezar a calentar. Aparqué en el muelle deportivo para dar un paseíto de 15 minutos que viene de perlas para empezar a palpar el buen ambiente que luego habría. Al entrar en el guardarropa ya notamos que ésta, no es una carrera cualquiera, hay mucha gente pero no hay absolutamente nada de cola. Dejo las cosas, me visto “de faena” y vamos al “encuentro”. Cualquiera que sepa algo de fotografía, sabe que poca luz y gente en movimiento es el talón de Aquiles de cualquier cámara y si es un móvil mejor ni hablamos, a las pruebas me remito:

grupoPh

Se nota el que iba tapado, porque no se le ve ni la cara :-)

Un poco de marujeo runneril y quince minutos más tarde ya estábamos calentando, habiendo pasado por el baño a soltar el lastre convenientemente. Tener toda la recta del muelle de los cruceros para calentar es un lujo y si además está 100 metros de la salida parece perfecta. El único punto negativo de la noche aparece cuando a José Lobillo le salta la alarma en la rodilla durante el calentamiento. Muchos días de entreno y haber corrido la Behobia – San Sebastián hace menos de siete días seguro que tienen algo que ver. Con un poco de suerte se quedará en un susto y en perderse sólo esta carrera. ¡Ánimo Lobillo!

Llamada a corredores y acceso al cajón verde (el primero) que se ha delimitado hasta 4:30 de ritmo. Otro acceso más sin colas, con mucho personal dirigiendo a la gente a sus respectivos cajones y además repartiendo reflectantes (creo que había unas pulseritas fosforito, pero no pude pillar ninguna, damm it!). El cajón es muy amplio y se forma un círculo grande de corredores donde giramos como caballos para no enfriarnos. El mismo arco de salida es a su vez una pantalla gigante y unos minutos antes de salir nos ponen el milqui de España, esto es, el milqui de Fermín Cacho en Barcelona ’92, que nos alienta con su discurso a escasos segundos del disparo.

Se da la salida con puntualidad inglesa y aquí pasa lo de siempre, los sprinters a lo suyo para morir en el kilómetro 0.8 (en serio tíos, hacéroslo mirar) y poco a poco la serpiente bicolor (sin necesidad de obligatoriedad) se va estirando. La zona portuaria suele ser bastante fea para el corredor, pero yo la sentí llena de gente, quizá fuera el estrés de la salida o el número de participantes. Con el pelotón estirado en el primer kilómetro cojo la estela de la que más tarde sería vencedora de la categoría femenina.

anatoral

Ana Toral ¡vaya máquina! (37’22”)

Pasamos Belén María y antes de girar a Albareda una vecina nos grita por la ventana que la Unión Deportiva Las Palmas va ganando 3-1, cojonudo. Ya en Albareda la fila de corredores empieza a dividirse en grupos y me tocan por detrás: ¡Es Iván! (podéis leer aquí su crónica de la carrera).

ivan

Iván Tejera (Carucat)

Vamos por el kilómetro tres (3:36 – 3:39 – 3:40) y estoy bien, pero creo que puedo buscar una media de 3:35, cambio el ritmo y dejo al grupo. Entro en la avenida de Las Canteras sólo y tras alguna curva veo a un grupo de tres corredores. Solo llevo cinco kilómetros y en Las Canteras el viento es favorable, lo aprovecho y dejo también a esos tres corredores, a partir de ahí haría sólo el resto de la carrera.

saulcastro

Saul Castro, vencedor de los 10 Km (30’59”)

Damos la vuelta en el Auditorio y pasamos la única zona desfavorable de la carrera: la calle Pavía y Castillejos. A estas alturas se hace muy duro mantener el esfuerzo y hago el peor kilómetro de la carrera (kilómetro 8 en 3’50”) pero en seguida enfilamos Mesa y López. Esta calle es un falso llano descendente, está llena de público, muy iluminada y quedan sólo dos kilómetros. Las rotondas de la Plaza de España y del Arsenal pasan muy rápidas (dos últimos kilómetros en (3’33” y 3’17”) y en este momento no sé si viene alguien detrás, ya que hace tiempo que pasé al último corredor, así que entre un sprint final y un cambio de ritmo fuerte, prefiero lo segundo.

patricia

Patricia Díaz, Vencedora del medio maratón (con la llegada mas emotiva de todas, 1h25’06”)

Cruzo en solitario la línea de meta en 36’11” haciendo el 16º de la general, 50” de desventaja con el 15º y 18” sobre el 17º. Con esta marca me he quedado a sólo 20″ de mi MMP, lo cual era impensable hace un mes, así que estoy contento con el resultado. Por otro lado pienso que podría haber rendido mejor con una salida en mejor posición y habiendo enlazado con alguno de los grupos que me precedieron, hacer la mitad de los diez kilómetros sólo no es lo mejor para hacer marca.

palomeque

Ruben Palomeque ¡Vaya estreno! 1h09’38” Una alegría saber que no fue nada lo de Telde

En la llegada se confirman todos los pronósticos, no hay prisas para devolver el chip, hay mucho espacio para “enfriarse” y bajar pulsaciones. Una vez entregado el chip te obsequiaban con un impermeable (fosforito, como no) co-jo-nu-do para entrar en calor y delante nuestra, el mejor avituallamiento post-carrera que jamás haya visto en una prueba de asfalto. Agua e isotónica en vasos, frutos secos de todos los tipos (y convenientemente separados) barritas energéticas, frutas, chocolates en onzas, barras, tabletas, todo tipo de chuches, botellas de agua… El paraíso del corredor.

yometa

Acabada mi carrera, paso al modo espectador y lo que observo en todos los que llegan es lo mismo que he visto por mi mismo, caras de felicidad, pero no de cualquier felicidad, sino de aquella que te has ganado con tu sufrimiento y constancia, la gente llega emocionada, muchos doloridos, algunos caminando, es la fiesta de la superación y todo el mundo va muy contento.

A partir de ahí la marea va llegando y me quedo a animar como el qué más, probablemente el punto que menos me ha gustado de la carrera ha sido la ausencia de vallas y más iluminación en toda la recta final adoquinada.

Conclusiones:

La ciudad se merecía una carrera como esta, al servicio del corredor, disfrutable en todos y cada uno de los puntos posible. Desde el formulario de inscripción a la publicación de los resultados todo ha salido de diez, entrega de dorsal rapidísima y sin colas, ambiente de noche grande y con mucho público en casi todo el circuito, todos los cruces muy bien señalizados, muchísima presencia policial para dar seguridad al corredor, cajones muy bien resueltos  y además todo con máxima puntualidad ¿qué más se puede pedir?

Pues como siempre se puede pedir más, aquí está mi granito de arena para mejorar en lo posible la siguiente edición (que ponemos la cuenta atrás desde ya)

  • Más cajones de salida: 4’30” el más rápido es un poco lento para un evento de 3000 personas y con una curva nada más salir. Un cajón de menos de 4’00” es necesario para la próxima.
  • Luz y vallas en toda la recta de llegada: el público tiende a cerrarse y era complicado ver a los “compis” llegar, unas vallitas hubieran quedado bien, impiden que la gente (sobretodo niños) se crucen y además se elimina el efecto Tour de Francia donde el público se va cerrando y hacen de embudo al resto.
  • Puntos kilométricos estratégicos marcados, no hace falta señalizarlos todos, pero los múltiplos de cinco sería un buen detalle.
  • Que corra Manuel Robaina

Desde aquí felicitar a todos los que han hecho posible este gran evento, especialmente a DG Eventos y al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria por ponernos una gran carrera “en la puerta de casa” así como a la Policía Local, voluntarios, patrocinadores, al público que ha animado muchísimo y como no, a los 3000 valientes que han corrido, muchos por primera vez y lo que es mejor, es que no será la última…

Actualización: bastante gente comenta que los corredores de 10 kilómetros arrasaron con gran parte del avituallamiento y probablemente haya sido así, ya sabemos que el sentido común no sobra y en mucha gente impera el: no dejes para mañana lo que puedas coger hoy, una lástima.

Resultados 10 Km

Resultados Media Maratón

Fotos:

Galería de Roberto Ramírez

Web Oficial LPA Night Run

Canarias7

La Provincia

LPA Night Run para dummies

logonightrun

Ya queda menos de una semana para la carrera que se ha convertido por méritos propios en la deseada de todos los corredores populares de Gran Canaria. Como en todas las facetas de la vida (modo profundo: on) cuando algo se convierte en referencia, la cantidad de detractores crece de manera casi exponencial. A mi modo de ver los pocos puntos negros que tenía esta carrera se han rectificado a tiempo, y aunque la carrera perfecta no existe (y mucho menos en una primera edición) todo pinta, a priori, bastante bien. La decisión de no pedir fianza para la recepción del chip y dejar a libertad del corredor la camiseta a usar, son dos aciertos en toda regla, que harán la carrera mucho más cómoda a todos los corredores.

Esta carrera ha conseguido lo que todos los que corremos habitualmente intentamos cada día con nuestro amigos “convertirlos al runerismo”. Llamadme loco, pero creo que el boom del running ha tocado techo hace un tiempo y sin embargo los parques, avenidas y hasta alguna que otra pista de atletismo están bastante más concurridas de lo normal. Todos conocemos sedentarios transformados en jogger, joggers que se van a convertir en runners y runners que se estrenarán oficialmente en esta carrera.

fermincacho

La interweb está cargada de consejos para principiantes en carrera, pero voy a intentar señalar los que para mí son las más importantes en general y para esta carrera en particular. Mega-runners abstenerse.

La semana antes:

  • En la última semana no se gana forma, tómatela con calma, descansa más días de lo normal y no corras los dos días previos (algunos prefieren salir a trotar el día antes y descansar los tres anteriores). El objetivo de la última semana es llegar descansado, no fundido de entrenar.
  • Corre poco y prioriza correr rápido a correr mucho tiempo o muchos kilómetros. Bajo ninguna circunstancia deberías correr la distancia de la carrera y si vas al gimnasio, ahórratelo esta semana.
  • Si corres el medio maratón, deberías comer algo más de hidratos (pasta, papas…) y algo menos de proteínas dos días antes de la carrera, especialmente la cena del día anterior (o día y medio al ser carrera nocturna) pero no cambies mucho tus hábitos.

plano_mm

La previa:

  • Ve con tiempo y paciencia a recoger el dorsal, lleva el DNI y la confirmación de la inscripción o pago, por si acaso. Tres mil personas son muchas y la ley de Murphy dice que irás en el momento de máxima afluencia. El jueves 14 y viernes 15 se podrán recoger de 10:00 a 20:00 y el sábado 16 de 10:00 a 14:00.
  • Coloca el chip de la zapatilla en casa y con tranquilidad, lo mismo con el dorsal. El dorsal debería ir en el pecho, pero siempre DEBAJO de los pezones o aumentará su roce. Dorsal muy alto molesta en las tetillas, dorsal muy bajo puede molestar en los brazos. El chip puede molestar según como lo pongas, pruébate la zapatilla con el lazo y la tensión que usarás en carrera. Puedes que debas desencordar parte de la zapatilla para que el chip se ajuste bien, depende de tu pié y de tu zapatilla.
  • Estamos en Las Palmas de Gran Canaria, pero la carrera es de noche y conviene llegar temprano, ve abrigado. No hace falta ponerse la bufanda y el plumas, pero si protegerse del aire lo máximo posible. El cuerpo pierde mucho calor y lo compensa quemando calorías, créeme que no es el mejor momento para eso.
  • Las dos-tres horas previas a la carrera (más importante en la media maratón) ten siempre agua a mano, pero no te pases bebiendo o te dolerá la tripa corriendo.
  • Cada persona es un mundo y cada estómago un universo. Yo necesito tres horas de digestión para poder rendir, en esta carrera no habrá que madrugar para desayunar fuerte, pero puede que debas revisar el horario del almuerzo-merienda.
  • ¡Olvídate del negro! La noche es oscura (por si acaso más vale prevenir y usar tus ropitas mas coloridas.

plano_10k

La salida:

  • La organización ha puesto TRES cajones de salida, aunque el último será el mayoritario. Colócate en la posición aproximada en la que vas a terminar la carrera, si no sabes cómo vas a acabar, es que te debes colocar detrás. Es mucho más agradable y motivante ir adelantando durante la carrera, que ir cayendo “hacia atrás”. Si tu objetivo es terminar, empieza en la cola, independientemente de si vas a hacer diez o veintiún kilómetros.
  • Para la media maratón calienta bien, para los diez kilómetros calienta MEJOR.
  • Sal a tu ritmo, es normal ir un poco más rápido el primer kilómetro pero no te cebes. La multitud te hace ir más rápido y es imposible ignorarla, pero no aprietes muy pronto o lo pagarás.

 La carrera:

  •  Si quieres evitar el flato calienta bien el diafragma, no basta con hacer movilidad articular y unos minutos de trote, haz respiraciones profundas que preparen el sistema respiratorio para el esfuerzo que viene. Si ya estás con flato AGUANTA, presiona la zona, baja el ritmo e intenta acompasar ritmo de carrera y respiración y acabará pasando.
  • No necesitas avituallamiento para 10 kilómetros, si necesitas beber agua baja el ritmo y bebe muy poca cada vez. Si el agua va en botellas pequeñas, quizá es mejor esperar un poco con la botella en la mano hasta que pase la “zona de peligro” (es normal el vuelo de botellas, ten cuidado al tirar la tuya e intenta no pisar ninguna).
  • La última mitad de la media maratón puede ser muy dura (el viento predominante es en contra) reserva fuerzas para cuando llegues a Lady Harimaguada.
  • No lideres ningún grupo, si vas en grupo que sea a la cola, ahorrarás mucha energía si te van limpiando el viento y además te marcarán el ritmo.
  • No te quedes en un grupo si no se ajusta a tu ritmo (por rápido o por lento) aguanta unos minutos y si no te encuentras cómodo salta al siguiente o déjate caer al anterior, pero hazlo siempre poco a poco.
  • Ajusta el ritmo en las subidas y bajadas, no hay que mantenerlo, lo que si deberías mantener, es el nivel de esfuerzo, lo que nos lleva a subir más despacio y bajar algo más ligero.
  • Aquí tienes la guía minuciosa que Pancho se ha currado sobre el recorrido (y más cosas de la LPA Night Run)

La llegada:

  • Enhorabuena, disfruta de los últimos metros, no esprintes para rapiñar un puesto en la clasificación general, pero obviamente si acabas fuerte no pares por nadie.
  • No pares en seco al cruzar la meta, sigue en movimiento y sonríe al comprobar que el esfuerzo y el entrenamiento te han llevado hasta ahí.
  • Todos llegamos muy cansados y nos fastidia que nos “echen” de la meta para pasar a la “zona de boxes” pero los demás también deben tener su momento. Haz caso a los voluntarios.
  • No te atiborres de nada al acabar, bebe y come, pero recuerda que hay un mañana.

cartel_concierto_dia16

El post-carrera:

  • Lleva ropa de recambio para después de la carrera. No hay duchas, pero una toalla bien humedecida te ayudará a limpiarte un poco si quieres quedarte a los conciertos. Abrígate.
  • Celébralo, pero ten en cuenta que al día siguiente comienza tu siguiente reto… ¿ya lo tienes decidido?

¡A por todas!

Crónica XXV Paco Artiles

Cartel-Paco-Artiles

Hay carreras largas y cortas, rápidas y lentas, caras y baratas y luego están las especiales. La mayoría de las carreras especiales no tienen objetivamente nada que las hagan especial, sino que cada uno tiene en su corazoncito runner un hueco especial para esa carrera. Tal vez un momento, un paisaje, un detalle, una marca, una sensación o incluso el haber conocido a alguien nos llena el hueco en ese momento y se nos queda grabado. La Paco Artiles es esa carrera para mí, fue donde me coloqué el primer dorsal, escuché el primer pistoletazo de salida, me asombré cuando me doblaron por primera vez y sentí el subidón de pasar por el arco de meta.

Este año la carrera volvió al formato “original” de un circuito en la zona de San Gregorio de 3.5km al que dar dos vueltas los seniors-promesa-veteranos y distancias más cortas los menores. Hay vida más allá de los 10-21-42.

Llegamos a Telde sobre las 10:00 para aparcar fácil y tener tiempo de sobra para calentar, que sin duda es uno de los puntos más flojos que la mayoría de populares tenemos en estas carreras cortas. Allí nos plantamos Lobillo y yo para calentar un buen rato y luego parar de calentar al enterarnos que hasta que no acabara la última chica no se salía, en total unos 45 minutos más tarde de retraso en la salida. Muchísima gente conocida en los alrededores y como siempre en Telde, mucho ambiente en la salida. Otro de los clásicos que no falla en las salidas son los “Élites espontáneos” los que siempre están en primera fila aunque queden el 30º y los que están en la tercera finalizando el 100º.

salida

Si te ves en la salida y no estás entre los 10-15 primeros mal asunto. Foto: Teldeactualidad.com

Después del lio en la salida y las quejas de los de siempre (los que no están donde deben) se abre la veda y todos al matadero. Primeras curvas que recuerdan al primer día de rebajas en el corte inglés y quejas de los de siempre al ser adelantados por los que SI salían desde donde debían. Se va normalizando la carrera, que entre curvas y adelantamientos pasa todo muy rápido. Los recortadores se reproducen. Tenía en mente intentar terminar los 7km con una media de 3’40” por kilómetro, ya que en los 5 km de la naval hice 18’ (3’37” de ritmo medio) así que durante la primera vuelta mantuve los 3’40” de media.

victor1

Victor, un crack que ya va cogiendo la forma. ¡Todos a temblar!

Durante la primera vuelta me crucé con Víctor (el tío más fotografiado de toda la carrera) Domingo del Carucat y un montón de conocidos mientras pasaba saltando de grupo en grupo, con su correspondiente tiempo de “recuperación” rapiñando rebufos en la cola de cada uno de ellos. Cuando digo pasaba quiero decir pasábamos, ya que dos tercios de la carrera la hice junto a José Lobillo.

lobilloyyo1

No sólo Silvia y Toñi van conjuntadas a las carreras. Foto: teldeactualidad.com

Me encontraba cómodo de respiración, bien de piernas y decidí cambiar el ritmo para hacer el resto de la carrera sobre 3’30”, un pelín más rápido los dos últimos kilómetros, aunque difícil de clavar por lo toboganoso del recorrido. En las últimas curvas adelanté a los que “tenía a la vista” con alguna sorpresa incluida, como un esprínter con flato o algún “célebre” adelantado, zasca.

yo

Pasé la meta en 24’47” a una media de 3’35” por kilómetro y más contento por sensaciones que por tiempo o puesto. Curiosamente llegué el 31 de la general llevando el dorsal 32 (13º de mi categoría) pero creo que el ritmo de la primera vuelta podría haber sido más alto (aunque el ritmo de estos 7 kilómetros fue mejor que en el 5 kilómetros de hace dos semanas). De conocidos así quedo el “mundillo”:

  • Rafa Suarez 21º (3º M35)
  • José Lobillo 37º (7º M35)
  • Víctor Rodríguez 46º (7º M40)
  • Abraham García 214º (42º M35)
  • Antonio Santana 321º (59º M40)
2013-11-15 13.42.22

¡Vaya equipazo! sin querer ordenados por marca de izquierda a derecha de menos a más.

Chicas:

  • Silvia Rivero 21º (3ª que de su categoría, que decir la edad es feo)
  • Toñi Delgado 36º (3ª de su categoría)

Hace poco en #losbloggersdanlacara numerosos bloggers hablaban del precio de las carreras populares y alguno en especial lo hacía de la diferencia entre precio y valor. La Paco Artiles de Telde es inmejorable en las dos, gratis y muy bien hecha. Habrá quien eche en falta más kilómetros, pero ya está el calendario suficientemente cargado de 21Km-42Km-y-lo-que-echen, e incluso quien se queje del circuito, pero también “hay vida más allá de las puertas de tannhauser” y por supuesto, más allá del llano-busca-marca más absoluto.

fran

Nuestro amigo Rafael ¡vaya pedazo de atleta! 21º de la general y 3º M35 un ejemplo de sacrificio

En lo que se refiere a la cabeza de carrera (una lástima la lesión Rubén Palomeque, al que me encontré en el suelo en medio de una curva) Eoin Flynn (con un tiempazo de 20’24”) Samuel Chávez y Saúl Castro hicieron primero, segundo y tercero respectivamente.

ganadores

de Izq. a der.: Saúl Castro, Eoin Flynn y Samuel Chávez. Foto de teldeactualidad.com

Conclusiones del todo a cien:

  • Lo de las salidas hay que hacérselo mirar, colocaos según el puesto que vayáis a hacer, que el margen de error no es tan grande.
  • No hay que hacer carreras de 90 kilómetros para que tu carrera sea un éxito.
  • El número de recortadores de las carreras es exponencial al número de chaflanes existentes
  • No puedo correr conservador porque cuando llego a meta se me queda esta cara:
lamento

LOOOOSER – Foto de teldeactualidad.com

Clasificación XXV Paco Artiles

Nike Flyknit Racer

tongue

En vista de lo bien que me ha ido con mis últimos dos pares de Nike Lunaracer, he decidido ser fiel a la marca de Oregón y calzarme las nuevas Flyknit para carreras cortas y entrenos rápidos. Desde las ya extintas Adidas Adizero Pro no me calzaba unas voladoras <<de verdad>> y ha sido ponérmelas y subirme desde los pies hasta la cabeza esas sensaciones únicas que te transmiten unas zapatillas tan radicales.

A simple vista no tienen pinta de radicales, se ven bastante normales y salvo la versión multicolor (maldita sea, agotadas hasta en Wiggle) no llaman demasiado la atención, cosa que siempre se espera de las zapatillas de esta gama. Pero la radicalidad está en sus números: 158 gramos en total. El upper (que pesa sólo 34 gramos…) es de punto, si si, como las bufandas de las abuelas.

Nike-Flyknit-Racer

Si hay algo que me gusta de Nike, es su capacidad de vendernos una cosa hoy y la contraria en unos meses. Hasta hace muy poco “Flywire” era la novedad, un tejido cercano al plástico, muy rígido y ligero, muy poco transpirable… Ahora lo más de lo más es el punto, muy elástico y lleno de agujeros para facilitar el flujo del aire. Ya sabéis, estos son mis principios, si no os gustan… tengo otros.

provsflyknit3

Lo blanco de la puntera es un calcetín que he metido dentro. Sin duda alguna son las zapatillas mejor ventiladas que he tenido nunca.

Una vez en los pies, lo primero que se nota muy diferente a cualquier otra voladora es la elasticidad al ponértelas. Si eres de los que no se lazan muy fuerte, puedes llegar a calzártelas sin tener que deshacer el lazo, ya que la boca cede muchísimo. Esto mismo hace que a los que nos gustan sentir las zapatillas <<muy pegadas>> necesitamos apretarlas muuuucho. No sé si es por este hecho, pero son las primeras Nike en mucho tiempo que me quedan un pelín grandes (y siempre compro la misma talla). En el upper echo en falta el típico ojal doble para los cordones, que a mí me gusta mucho usar y me dan sensación de sujeción. En este caso, para esa función han usado los ojales superiores para cerrar la zapatilla al tobillo.

Nike-Flyknit

En esta foto se ve como el primer ojal ayuda al cierre del tobillo y el resto al ajuste típico del empeine

Tras los primeros pasos nos damos cuenta de que la suela es muy rígida y la amortiguación es dura, con mucho más recorrido en el talón que en el antepié. Como todas las voladoras diseñadas para rendir, no esperes absorción de ningún tipo, aquí al aterrizar te das cuenta que o tu cuerpo trabaja para asimilarlo o mejor te las quitas. El apoyo para el arco plantar es muy muy ligero, pero aún así da un poco más de soporte que otras zapatillas similares.

provsflyknit4

Dos detalles muy bien resueltos de la zapatilla son el amplísimo tirador del talón para calzártelas (caben hasta dos dedos para hacer fuerza más que de sobra) y el doble hueco para pasar los cordones en la lengüeta. En comparación lateral directa con las Adidas Adizero Pro, se ve claramente como las Flyknit van bastante más altas.

provsflyknit

En resumen, creadas por Nike para que sus atletas la usaran en la maratón de los juegos olímpicos de Londres 2012, las Flyknit Racer son las voladoras más radicales sin clavos de la marca, muy ligeras, duras y excelentemente ventiladas. Para los paquetes populares, básicamente nos sirven para mejorar nuestro ego unas décimas e inyectarnos una buena cantidad de motivación. 139.50€ en Wiggle

flyknit

¡Pero son taaaaaan bonitas!

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.