Consejos para afrontar la primera carrera

Todavía  no se ha cumplido un año desde que corriera mi primera media maratón y apenas quedan dos días para hacer la segunda. En este tiempo, he entrenado bastante, he corrido algunas carreras y he aprendido muchas cosas gracias a los consejos de corredores más experimentados y a muchos y buenos artículos en los blogs y webs de toda la interweb.

Algunos consejos, por obvios y repetitivos, se suelen olvidar o se les acaba haciendo poco caso. Me gustaría dejar constancia de aquellos que más me han ayudado en mis entrenamientos y sobretodo en carrera, el orden es anecdótico, lo que a unos nos afecta muchísimo, a otros les pasa desapercibido.

  • No estrenar nada el día de la carrera. Éste es probablemente el clásico de los clásicos de los consejos pre-competición, pero no por ello debemos olvidarlo. No nos damos cuenta, pero cosas como el dorsal y/o el chip, son estrenos forzosos que hay que hacer el día de la carrera, así que conviene colocárselo todo en casa (si lo tenemos disponible) con tranquilidad y tiempo de sobra.

 

  • ¡Alejad el dorsal de vuestros pezones! En todos los reglamentos dicen que hay que poner el dorsal en el pecho. Yo estoy absolutamente en contra de esto y me explico: El dorsal es de un material más duro y grueso que nuestra camiseta, para que aguante posibles lluvias, nuestro sudor y demás sin desprenderse la tinta. Si lo colocamos a la altura del pecho, acabaremos con los pezones destrozados por las rozaduras, ya que el dorsal hará que la camiseta sea más rígida y tienda a quedarse estática, mientras nuestro cuerpo se balancea al ritmo natural de nuestro paso y ahí se produce la rozadura. En esta foto puede verse como los profesionales no llevan el dorsal precisamente en el pecho. En su lugar, yo alineo la parte superior del dorsal con la parte inferior del pecho.

 

  • La carga de hidratos en los días previos a una carrera de larga distancia (media maratón en adelante) es importante, pero si nunca la has hecho, no deberías empezar a probarla en una carrera y aún así, tampoco hay que aprovecharla para ponerse ciego a comer pizzas.
  • Presta atención a los cordones. Tener que parar para atarte las zapatillas en plena carrera por un descuido, aparte de ser una lata, te puede provocar serios mareos al parar de golpe, agacharte para hacerte el nudo y levantarte rápidamente. Deshazte el nudo después del calentamiento y vuelve a atarte las zapatillas, ya que al entrar en calor el pié se llena de sangre y tiene un tamaño más parecido al que tendrá durante la carrera. Si se te suelta durante la carrera, tómatelo con calma  y átate los dos. Ir con uno más apretado que otro es muy desagradable, sobre todo si es una carrera de larga distancia. Con el calentón de la carrera y el disgusto de los cordones tenderás a apretar de más, relájate y no intentes compensar la pérdida de tiempo.

  • No hagas nada que no suelas hacer en días normales de entrenamiento. Si no sueles calentar mucho, no lo hagas tampoco el día de la carrera. Si entrenas siempre de noche, aprovecha los fines de semana o días libres para entrenar en horario matutino, que es cuando se celebran el 90% de las competiciones. Si entrenas de menos a más ¡no hagas la carrera a la inversa!
  • Desayuna y hazlo temprano. No deberías afrontar una carrera dura en ayunas y tampoco deberías hacerlo en medio de una digestión. Si no quieres madrugar, entonces ve buscando carreras de tarde/noche en el calendario deportivo de tu zona. Aquí cada uno es un mundo, yo necesito tres horas para no sentirme pesado aún cuando hago un desayuno ligero. Si no estás acostumbrado a desayunar, entras en conflicto con la norma anterior, así que en este caso no te queda más remedio que acostumbrarte poco a poco.

  • Aunque hagas lo mismo de siempre de la misma manera, con la motivación del dorsal puesto y buscando tu objetivo siempre aparecen sensaciones nuevas. En mi primera carrera, la parte que más me dolió y donde más agujetas sufrí fue en los  hombros. El sudor, la respiración, todo cambia en una carrera con respecto a un entrenamiento. Saberlo de antemano te ayuda a sobrellevarlo en la carrera.
  • Los malos momentos. Leí en algún sitio, que la genial atleta Paula Radcliffe tenía un método curioso para afrontar los malos momentos en carrera. Paula hace una cuenta atrás mental de 100 a 0 que la ayuda a distraerse del sufrimiento en los momentos más “chungos” de la carrera. Yo lo he usado un par de veces, cuando te surge el pensamiento ese de “qué c**o hago yo aquí” y ha funcionado, aunque alguna vez tuve que contar desde 200…

3 comments

  1. Bien… Nunca está de más recordar aspectos esenciales para evitar situsciones no deseadas en las diferentes competiciones… Y ahora.. A por esa media maratón…!!

  2. Gonzalo Quintana dice:

    Amén!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.