Tag Archive for recuperacion

Recuperación después del ejercicio

ID-100144021

Es popularmente conocido, que durante la fase de descanso es donde nuestro cuerpo regenera tejidos y produce las adaptaciones metabólicas necesarias para poder seguir ejercitándonos y con ello aumentar nuestro rendimiento. Lo que quizás no sea tan sencillo, es separar el grano de la paja en el cada vez más agresivo mercado del marketing en todo lo relacionado con las palabras rendimiento y recuperación muscular.

Además de los hechos demostrados científicamente, algunas estrategias de recuperación pasan por acciones que o bien se ha demostrado que no ayudan empíricamente o no hay bibliografía específica al respecto, pero aun así mejoran la percepción de fatiga del atleta, lo cual no es un tema menor (si algo te hace sentir mejor, aunque no haya ningún marcador objetivo que así lo demuestre, siempre ayudará) De las distintas (e intercalables) estrategias a desarrollar, me referiré a cada una de éstas por separado:

Descanso
Dieta
Crioterapia
Masaje
Electroestimulación
Estiramientos

 

– Descanso –

El mejor método de recuperación de nuestro organismo (y probablemente uno de los más olvidados) es, por obvio que parezca, el sueño. Por lo tanto, realizar una estrategia de mejora de nuestro descanso durante el sueño es fundamental para hacer efectivo el trabajo realizado en el entrenamiento. Cuando dormimos mal o no conseguimos descansar lo suficiente nuestro cuerpo sufre una serie de reacciones negativas de cara a nuestro rendimiento:

Efectos fisiológicos negativos debido a falta de sueño (cantidad o calidad)
  • Peor regeneración muscular: disminución de la capacidad muscular de sintetizar proteínas.
  • Menor energía almacenada: disminución de la capacidad muscular de almacenar glucógeno.
  • Más probabilidad de enfermar: Incremento del riesgo de resfriados e infecciones.
  • Alteración del Sistema Nervioso Central (SNC): disminución de la capacidad de concentración, memoria y menor habilidad psico-motora.
Chart-of-injury-based-on-sleep-for-high-school-athletes

Probabilidad de lesión según horas de sueño (fuente: marklfuerst.com)

Como podemos observar en el gráfico de arriba, el descanso correcto no sólo nos hace rendir más, sino que su falta o mala calidad aumenta de manera significativa el riesgo de lesión. Lo siguiente a preguntarse es: 

¿Cómo puedo mejorar mis horas de sueño?

Rutina y hábitos saludables son nuestros aliados en este proceso, aunque también tenemos algunas ayudas externas interesantes que conviene aclarar para maximizar nuestro descanso con fines recuperatorios:

  • Siempre que sea posible, intenta acostarte y levantarte a la misma hora. Sincronizarte con tu reloj interno es la parte clave de este proceso.
  • Relájate antes de dormir: aléjate de fuentes de luz intensas como la TV y el móvil.
  • Intenta no usar la cama como sofá o salón de juegos. Cuanto mayor sea su exclusividad para dormir más preparado estará tu cuerpo para eso.
  • Técnicas de relajación tradicionales como respirar lenta y profundamente funcionan muy bien.
  • Cuanto más cerca de la hora de dormir entrenes, tanto peor para tu descanso. Especialmente los entrenamientos más intensos.
  • Intenta no beber demasiado durante las últimas horas del día y aléjate de la cafeína.
  • Es un mito que el alcohol ayude a dormir, aunque su efecto depresivo del sistema nervioso incite al sueño, de hecho lo empeora durante el transcurso de la noche.
  • La habitación ha de estar oscura, fresca y silenciosa. Por encima de 21 grados perjudica nuestro sueño.
  • La cena debe ser ligera y la última ingesta, como muy tarde, 1 hora antes de acostarnos.

La siesta es uno de los grandes aliados de los atletas profesionales, permitiendo acumular más horas de descanso, fundamental si se doblan entrenamientos.

nap

– Dieta –

Las dietas altas en proteína siempre se han asociado al entrenamiento de fuerza, hipertrofia o control de peso. Los últimos estudios demuestran que no sólo es de gran importancia para atletas de resistencia, sino que además, el momento de la toma es crucial para maximizar los efectos de regeneración muscular.

  • El entrenamiento de larga duración o de alta intensidad, activa las adaptaciones metabólicas.
  • Reponer los macronutrientes justo después del entrenamiento es vital para reparar los tejidos musculares y rellenar los depósitos de glucógeno.
  • El consumo de proteína incrementa la síntesis proteica muscular (mayor cuanto más duro sea el entrenamiento)
  • Ingerir entre 25 y 30 gramos de proteína de calidad y asimilación rápida (Proteína de suero/Whey protein) entre los 30 y 60 minutos tras el entrenamiento incrementa el nivel de síntesis metabólica del músculo.
  • Además de los beneficios recuperadores a nivel muscular, las dietas altas en proteína muestran mejoras en la posibilidad de enfermar por infecciones.

Food pyramid isolated on white

– Crioterapia –

La crioterapia es la aplicación de frio sobre nuestro cuerpo (normalmente baño en agua sobre 10-12 grados) en este caso, con el objetivo de mejorar la recuperación corporal tras el ejercicio intenso. Mucho se ha estudiado este efecto, con alguna conclusión interesante, a destacar:

  • Sobradamente demostrado que el someter el cuerpo al frio, reduce la inflamación muscular por acción de riego y presión sanguínea.
  • Acelera la recuperación muscular.
  • Reduce el dolor muscular post-ejercicio.
  • Mejora la calidad del sueño.

Por el contrario, la crioterapia puede afectar a la respuesta celular al entrenamiento de fuerza, con lo que a largo plazo puede interferir con nuestro entrenamiento. Las conclusiones actuales para la crioterapia, es que se puede y debe usar en épocas con picos de entrenamiento (en situaciones de cansancio muy acusado) o en el contexto de realizar varias sesiones o competiciones el mismo día, pero no como método recurrente durante nuestro entrenamiento normal.

mosley

– Masaje –

Con el masaje se entra más en el terreno de las sensaciones y menos en los hechos medibles. No hay ningún estudio que demuestre que el masaje aumenta la capacidad recuperatoria de nuestro músculo esquelético, aunque numerosos estudios reflejan que los grupos sujetos a masajes muestran evidencias de disminución de la sensación de dolor, rigidez muscular y un aumento en la sensación de recuperación, aunque no haya parámetros fisiológicos que lo sustenten. Hay mejoras en las sensaciones percibidas por los atletas.

– Electroestimulación –

Así como hay cientos de estudios que confirman la efectividad de la electroestimulación como entrenamiento de la fuerza (resumen y prueba aquí y aquí) la electroestimulación como ayuda a la recuperación no está tan clara y ni mucho menos aprobada por la comunidad científica. Al igual que con los masajes, los estudios sobre electroestimulación confirman una mejora en las sensaciones y la tolerancia al dolor, pero no en recuperación fisiológica.

Alexandra Louison, triatleta

Alexandra Louison, triatleta

– Estiramientos –

Nuevos estudios siguen publicándose todos los meses analizando el santo grial de los mitos en el entrenamiento. En esta ocasión, un estudio de finales de 2014 demuestra que el cuerpo tarda 24 horas en recuperar la fuerza original tras una sesión de estiramiento estático. A pesar de eso y antes de renegar de la especie humana, muchos estudios siguen confirmando que los estiramientos tienen un efecto calmante que incluso ayudan a conciliar el sueño, aunque fisiológicamente y fuera del contexto de obtener un mayor ROM, todos son efectos negativos.

  • No hay efecto sobre las lesiones relativas a los estiramientos.
  • Hay efectos (negativos) sobre la fuerza después de estirar, especialmente si el ejercicio inmediato es explosivo.
  • No estirar nunca con agujetas ni con dolor muscular tardío.
  • No estirar nunca tras una sesión de fuerza o con resistencias de alta intesidad (prevenir daños musculares adicionales)
  • Es necesario mantener cierta elasticidad (ROM=range of motion) para mejorar la técnica de carrera, aunque una vez en nuestro rango, no hay mejoras relativas a mayor ROM
Fuentes:

The impact of training schedules on the sleep and fatigue of elite athletes (2014)

Whole-Body Cryostimulation Limits Overreaching in Elite Synchronized Swimmers (2014)

Evidence of disturbed sleep and increased illness in overreached endurance athletes (2014)

Chronic lack of sleep is associated with increased sports injuries in adolescent athletes (2014)

Understanding sleep disturbance in athletes prior to important competitions (2014)

Alcohol disrupts sleep homeostasis (2014)

Beyond muscle hypertrophy: why dietary protein is important for endurance athletes (2014)

Reduced resting skeletal muscle protein synthesis is rescued by resistance exercise and protein ingestion following short-term energy deficit (2014)

Aspetar: Electroestimulation recovery strategies

Static Stretching Can Impair Explosive Performance for At Least 24 Hours (2014)

Yann Le Meur Website (@YLMSportScience)

El talibanismo del estudio científico

cientifico_loco

Radicales hay en todas partes. Se puede ser un radical ignorante o una eminencia de la materia radicalizada, realmente importa poco. Atrincherarse y disparar el mortero hasta que se te acaben los proyectiles (o que alguien te acierte con uno mayor) es algo común en la mayoría de la población. Se puede encender la tele o la radio y escuchar a alguien hablar hasta detectar en que trinchera está, no te llevará más de lo que tardas en hacer unos intervalos no muy largos. Pudiera parecer en principio, que esta medida de protección de ideas se deba a los filtros que los medios de comunicación, llamémosle clásicos, imponen a sus emisores, pero no nos engañemos, en donde los emisores y receptores de información se igualan (lo que de esa manera tan geek llamamos «the interweb») pasa lo mismo. Entonces va a ser más problema de las personas que de los medios, vamos, como siempre. Como en todo.

De todos los argumentos del soldado atrincherado, hay uno que parece darte la medalla al valor y la victoria segura, el estudio científico. Otros pueden hablar de lo mismo, incluso sabiéndose (o creyéndose saberse) en posesión de su verdad, pero si le sueltas la coletilla: «según un estudio científico…»” ¡zas! EPIC WIN.

Si además eres de los de memoria visual y puedes recordar del tirón autor(es), método(s) o incluso medio abstract de tu articulillo, tendrás tu flawless victory. Pero ojo cuidao, que de resabidos está el mundo lleno (y en twitter están todos) y te pueden contratacar. Toda pelea tiene segundo round y en el peor de los casos, su re-match.

Según la Office of Public Health & Science (OPHS) de EEUU, unos 200 estudios científicos son denunciados cada año, de los cuales más del 70% son, efectivamente, declarados culpables de «inconducta científica». Y eso solo en USA, que casualmente es de los pocos países que tienen una oficina destinada a tal efecto. ¿Casualidad?

No es necesario escorarse tan al extremo, un estudio científico no deja de ser un estudio basado en la empírica, reproducible y refutable. Pongamos un ejemplo, o mejor tres, y hagámoslo sobre el mismo tema (recuperación por inmersión en agua fría):

  1. Water immersion recovery for athletes: effect on exercise performance and practical recommendations: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23743793
  2. Short term effects of various water immersions on recovery from exhaustive intermittent exercise: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21132438
  3. Postexercise cold water immersion benefits are not greater than the placebo effect: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24674975

mosley

Probablemente leer estos tres estudios completos sea más tedioso que meterse en la piscina de agua fría de la que hablan (yo lo he hecho, lo de leerlos me refiero) así que pondré una serie de conclusiones mías que saco de ellos:

  • La inmersión en agua fría no funciona para recuperar mejor después del entrenamiento.
  • La inmersión en agua caliente no funciona para recuperar mejor después del entrenamiento.
  • La inmersión y/o ducha, con agua fría y/o caliente, de un tiempo variable entre 5 y 15 minutos no funciona para recuperar mejor después del entrenamiento.
  • La inmersión en agua fría y caliente (contraste) funciona para recuperar mejor después del entrenamiento.
  • La inmersión en agua fría funciona para recuperar mejor después del entrenamiento y además genera una reducción de leucocitos 1 hora después de la prueba.
¿Qué contradictorio todo no?

Pues no tanto. No quiero decir que no haya que buscar referencias científicas, todo lo contrario. Hay que buscarlas, potenciarlas y exigirlas en todas las publicaciones posibles, no obstante, no vale con leer la conclusión del resumen y mucho menos la interpretación de éste hecha por un tercero. La cantidad de artículos publicados en prensa, revistas y blogs sobre estudios presuntamente científicos son innumerables. Si descartamos a los que no citan las fuentes o aquellos cuyas fuentes es otro artículo de prensa o blog (obviamente también sin enlazar a la fuente original) nos encontramos con un panorama bastante desalentador. Moraleja: acude a las fuentes directamente y recuerda que cuanta más similitud tengan los experimentos del estudio con el caso sobre el que nos estamos informando, mayor será la extrapolabilidad de los datos. Si no hay fuentes, no pierdas el tiempo.flamewar

Si con esto no ganas la flame-war, en el peor de los casos, siempre puedes poner como ejemplo ese gran momento de todo telediario (válido también para periódicos los domingos) aproximadamente al final de su emisión, cuando lanza la noticia chorra del día en forma de: Según un estudio científico de la universidad de «Rellenar al gusto, preferiblemente una universidad de tercera, de un país de cuarta y por unos doctores de  décima» se ha descubierto que «Rellenar aqui la chorrada, preferentemente alguna pseudociencia (cualquiera de humanidades vale)»

Fuentes:

http://www.cdc.gov/ophss/

http://www2.uah.es/vivatacademia/ficheros/n45/fraudes.pdf

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23743793

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21132438

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24674975

http://ylmsportscience.blogspot.com.es/

La electroestimulación para corredores (parte 1)

piernas

Este mes se cumple la bendita cifra de un año corriendo sin lesiones. Una temporada completa en la que he podido planificar y cumplir rigurosamente los entrenamientos que me propuse hace ya un año, con una mejora muy grande tanto en marcas como en sensaciones. La mayor parte de este éxito se debe, sin duda ninguna, a la excelente planificación que Vicente Úbeda hizo de mi temporada atlética, con sus fases, ciclos y objetivos perfectamente definidos desde el inicio.

Si quiero aumentar mi rendimiento en carreras de fondo esta temporada tengo que intentar entrenar un poco más y un poco mejor. Lamentablemente voy bastante al límite de lo que mi cuerpo puede soportar de carga de trabajo, en otras palabras, me es difícil entrenar más de lo que ya lo hago.

Así que para romper este límite (o al menos subir el listón un poco) tengo dos vías de actuación paralelas:

  1. Bajar peso: para disminuir el impacto del entrenamiento en el cuerpo, actualmente en 67 kilos para 1’80
  2. Fortalecer musculatura: para aguantar más impacto del entrenamiento

Grosso modo podríamos decir (que me perdone cualquier purista, teórico o resabido repelente) que si consigo quitarme un 5% del peso corporal y a la vez fortalecer un 5% mi músculo esquelético, podría aumentar mi capacidad de entreno un 10%. Sobra decir que la formula ni es correcta ni pretende serlo, pero sirve para ejemplificar donde tengo el foco en esta temporada. El apartado 1 es bastante sencillo: mejorar mi dieta actual (espero escribir algo al respecto en breve). Para el apartado 2 he incluido en mi entrenamiento lo siguiente: Un segundo día de entrenamiento de fuerza (gimnasio, técnica, pliometría, etc.) y la electroestimulación.

Como en todos los artículos más o menos técnicos que escribo en el blog, recordad que ni son científicamente exactos ni lo pretenden. Yo no soy ni científico ni médico, ni siquiera entrenador o atleta profesional. Sólo soy un corredor popular que decide compartir los conocimientos y experiencias propias, intentando en todo momento buscar las fuentes más fiables e intentando obviar el maldito marketing que muchas veces lo estropea todo.

Mario Pestano, que algo de atletismo sabe...

Mario Pestano, que algo de atletismo sabe…

¿Qué es?

La electroestimulación neuromuscular es una técnica que consiste en aplicar una corriente eléctrica al músculo de manera que éste se contraiga de manera involuntaria. Las primeras aplicaciones de esta técnica datan de la década de los 50, donde se usaba con fines médicos, hasta los años 70 donde empieza a utilizarse en atletas de élite. Que la electroestimulación funciona y es efectiva es un hecho que ningún científico discute, lo que quizá conviene aclarar, es la manera en la que nosotros, los corredores populares podemos sacarle partido.

¿Qué hace?

Cuando queremos mover una pierna, nuestro cerebro manda la orden al sistema nervioso y éste manda el impulso eléctrico al músculo. La electroestimulación manda ese impulso directamente al músculo y según el tipo de corriente emitida por el cacharro (tipo de onda, duración, frecuencia, etc.) la reacción muscular será distinta. Es aquí cuando se abre el abanico de aplicaciones de los electroestimuladores.

Alexandra Louison, triatleta

Alexandra Louison, triatleta (1h 12′ en MM). Usando un programa de recuperación (foto: compex.es)

¿Me será de utilidad como corredor popular?

La mayoría de estudios científicos están orientados al desarrollo de la fuerza, aunque con el paso del tiempo, los estudios sobre otras modalidades deportivas han completado una bibliografía que abarca todo el espectro deportivo. La capacidad de los aparatos de electroestimulación de trabajar sobre las fibras rápidas, mixtas o lentas, los hacen tremendamente versátil: dependiendo de la frecuencia eléctrica emitida, la contracción muscular afectará a uno u otro tipo de fibras. No te preocupes por saber el tipo o rango de frecuencia necesaria, ya que la inmensa mayoría de electroestimuladores vienen con programas predefinidos según el uso que le vayamos a dar (resistencia, fuerza-resistencia, fuerza máxima, etc.)

¿Qué no hace?

No vas a quemar grasa de ninguna manera, da igual el número de veces que te lo intenten vender de esta forma los centros de cuqui-belleza. Otra cosa que no hará nunca la electroestimulación es sustituir ninguno de tus entrenamientos, ya sean rodajes, tiradas, jornadas de gimnasio o ejercicios pliométricos. La electroestimulación es un complemento de tu entrenamiento voluntario. Si para incorporar electroestimulación sacas de la ecuación otros tipos de entrenamientos, estarás restando y no sumando virtudes. Salvo en los programas de recuperación y masaje, la electroestimulación requiere toda tu atención. Olvídate de sentarte frente a la TV mientras tus piernas se ponen como las de Mo Farah.

Nuria Picas recuperándose con su electroestimulador (foto: compex.es)

Nuria Picas recuperándose con su electroestimulador (foto: compex.es)

¿Y por qué no lo hace?

La electroestimulación es tanto más efectiva cuanto mayor será el número de fibras reclutadas. La manera de reclutar más fibras es aumentando la intensidad del programa hasta el límite que seamos capaz de tolerar. A estas intensidades los músculos se contraerán fuertemente y la articulación a la que esté unido hará su trabajo. Por ejemplo, si lo estás usando en los cuádriceps sentado, éstos tiraran de la pantorrilla hacia arriba y deberás hacer fuerza (mucha) para mantenerla en el sitio. Si por el contrario lo trabajas de pié, es muy probable que seas incapaz de vencer la fuerza de tus cuádriceps para sentarte si la contracción te ha pillado con la pierna totalmente estirada. La parte positiva de todo esto, es que el número de fibras reclutadas es mucho mayor del que se consigue con el entrenamiento voluntario. No quemarás grasa porque el aumento de temperatura es moderado y las contracciones afectan a la musculatura. La pérdida de calorías es evidente pero insuficiente para la quema de grasas.

Conozco a gente con electroestimuladores que sólo lo usan para recuperarse de competiciones o entrenos ¿por qué?

Los programas de recuperación son agradables, funcionan muy bien y se pueden hacer sin prestar mucha atención, mientras que para la mejora del rendimiento hay que llegar al umbral del dolor. Usar un electroestimulador sólo para los programas de recuperación y masaje es estar infrautilizando la tecnología. Pero también hay quien va al gimnasio y no hace sentadillas…

bean-if-you-know-what-i-mean

Entonces… ¿Duele?

Duele de la misma forma que duele hacer sentadillas, press de banca o curl de bíceps cuando trabajas en el gimnasio con las cargas adecuadas. La famosa frase No pain, no gain es perfectamente válida aquí. También es cierto que la sensación de contracción del músculo al ser involuntaria se siente extraña al principio. Si lo que te preocupa es morir electrocutado puedes respirar tranquilo.

¿Cómo me ayuda con las lesiones?

De varias maneras diferentes. Te ayuda a prevenirlas fortaleciendo zonas específicas que de otra manera son complicadas de trabajar (tibial anterior, peroneos, flexores de dedos, etc.). Si ya estás lesionado, la electroestimulación acelera la recuperación aumentando el flujo sanguíneo de la zona y llevando más nutrientes. También te permite trabajar muscularmente sin recibir impacto ni aumentar la fatiga corporal (te permite entrenar más con el mismo desgaste) Si tienes problemas tendinosos, los programas descontracturantes ayudarán a descargar la musculatura y con ello que tus tendones liberen tensión. Además de todo esto, tienes los programas TENS.

¿De que va eso del TENS?

Del acrónimo Transcutaneous electrical nerve stimulation, el TENS usa la corriente del electroestimulador para enmascarar dolores agudos y crónicos estimulando el sistema nervioso con cierta combinación de pulso, frecuencia e intensidad. Hay que tener claro que el TENS enmascara el dolor, ni cura, ni trata. No todos los electroestimuladores tienen función TENS, y existen en el mercado unidades exclusivamente con TENS. A nivel de uso, el TENS se siente como un ligero hormigueo en lugar de una contracción o bombeo.

Atleta en recuperación usando dos electroestimuladores simultáneamente

Atleta en recuperación usando dos electroestimuladores simultáneamente

¿Vale cualquier aparato o solo los profesionales ultra-caros funcionan?

La diferencia entre aparatos profesionales y domésticos suele estar en el tamaño del aparato y el nivel de control de los programas. Mientras que en uno doméstico se trabaja con programas predeterminados para un tipo de fibra o un modo de recuperación, los profesionales son totalmente configurables en parámetros que los no-expertos no sabríamos manejar (tipos de onda, frecuencias, pulsos, duración, etc.). Los aparatos domésticos vienen con dos o cuatro electrodos, lo que nos limita a entrenar prácticamente un grupo muscular por sesión (por ejemplo, cuádriceps vasto externo e interno de ambas piernas) mientras que los profesionales carecen de este límite pudiendo ejercitar muchas más partes del cuerpo de manera simultánea. Para cualquier uso no-médico un buen electroestimulador doméstico es más que suficiente.

Resumen
  • La electroestimulación es un método eficaz de entrenamiento muscular.
  • Por si sola te servirá de muy poco, es un complemento al entrenamiento voluntario.
  • No te va a hacer correr más ni cansarte menos (no hay mejora cardiovascular), pero si podrás recuperarte antes del esfuerzo y aguantar más impacto en los entrenamientos.
  • El electroestimulador podrá aumentar tu rendimiento, pero siempre será menos importante que el entrenamiento activo, el descanso y la dieta.
  • No va a sustituir tus visitas al fisioterapeuta, pero éste podrá aconsejarte como sacarle más partido a tu electroestimulador.
  • El entrenamiento activo requiere tiempo y atención, olvida la teletienda.
  • No vas a quemar grasa ni a ponerte guapa, pero si puede tonificar tus músculos.
  • Si usas el electroestimulador sólo como “recuperador” después de los entrenamientos, lo estás infrautilizando. Sácale más partido entrenando con el.
Enlace a la segunda parte del artículo, donde pruebo el electroestimulador Compex Wireless
Bibliografía:

La mejor referencia en español sobre la electroestimulación aplicada en deportes la puedes encontrar en este libro: Pio García: Guía imprescindible de la electroestimulación

El área de fisioterapia de la RFEA pide trabajar con electroestimuladores COMPEX

Metodología de la electroestimulación en el deporte

Aumento de la fuerza muscular medida por test Bosco, por Elisa Benito

Principios fisiológicos y aplicación de la electroestimulación por Dr. Rubén Argemí

En ocasiones veo cuatros

cuatros

Si si si si, ni yo me lo creo. Ha sido visto y no visto, lo he visto ahí, tan cerca, pero ha durado tan poco… que me ha dejado con la miel en los labios. No, no me refiero al instrumento musical que se parece a nuestro timple (¿O es el timple el que se parece al cuatro?) ni a la antigua cadena de televisión propiedad de PRISA, no. En mi ¿entrenamiento? de ayer, mientras cochineaba en el parque y me adelantaban los niños en sus bicis de plástico y corrían las niñas guapas con el jersey atado en el culo a 28 grados a la sombra, apareció de la nada delante de mi un inmenso número cuatro.

Parece poca cosa, pero cuando llevas tanto tiempo sin ver un cuatro delante de los dos puntos en la ventanita del ritmo de tu GPS, verlo aparecer sin previo aviso es una gozada, a sabiendas de que no debes mantener ese ritmo, aún no.

Otros seis cochineros, espero que los últimos seis, empezando a 6 min/km y progresando hasta 5 min/km. Todo bien por ahora, ni lo noto. La anécdota del día fue el FLATO (más bien en flatillo se quedó) que me dió ya acabando el cochinero. Manda huevos.

Mañana veo mis 6 y subo a 8. Ya habrá tiempo de acelerar, por ahora voy a centrarme en aumentar progresivamente la cantidad y la calidad ya llegará. Ya tendremos tiempos para restarnos en el futuro próximo. All in!

Empezando de nuevo

startagain

Tenía en mente esta semana para probarme y la cosa no ha podido empezar mejor. Un mes y medio en el dique seco, en el que por supuesto no he podido estar quieto. Mucho gimnasio, mucho entrenamiento casero, bici estática y elíptica han servido para no perder la forma en exceso y evitar ganar peso. Las series de sentadillas de todos los tipos y colores parecen que han dado sus frutos y por ahora (cruzamos los dedos) la tibia no se queja.

También hay que decir, que prácticamente no he hecho nada. El lunes me probé con 5 kilómetros a ritmo innombrable (llamarlos cochinos sería halagarlos). Y el miércoles aumenté 1000 metros y aceleré un poco (muy muy poco):

Las piernas están en el sitio y corro sin absolutamente nada de dolor. Estos dos días, a los que no se les puede llamar entrenamiento ni sobrevalorándolos, me han sentado genial. Ha sido tal la euforía, que correr por el horrible polígono industrial Salinetas, lleno de naves abandonadas, vacías o en venta/alquiler me ha parecido bonito. Esa sensación que se tiene antes, durante y después de correr, de saber que se está progresando, que la cosa marcha y de que vamos a alguna parte es maravillosa. Y si la tienes sin que te duela la pierna, es para no creérselo. A veces la motivación no está en una carrera, ni en un ritmo, ni en un tiempo. Está ahí, delante tuya mientras corres.

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.