Archive for 9 julio, 2013

Mi primera carrera de montaña

ah

Una noche en una discoteca me encontré con un amiguete que hacía tiempo que no veía. No recuerdo como, pero en algún momento de la conversación salió el tema del running y claro, ahí que nos lanzamos. El punto álgido fue algo de este estilo: Pues sí, está muy de moda ahora, yo corro sobretodo montaña… Pues yo prefiero el asfalto, la montaña la dejo para cuando no pueda correr más rápido… ¿ah si? Yo tengo 2h 45’ en maratón y tú?

Yo… yo… ¡anda que pedazo de rubia!

Me encanta llevarme estos facepalm, que me pongan en mi  sitio de vez en cuando y meter la pata hasta el fondo del mismísimo averno se está convirtiendo en mi especialidad. Muchos pensarán que te dejan la moral por los suelos, yo creo que el efecto es otro muy distinto, te abre los ojos a lo que puedes hacer y no haces y te muestra lo que el esfuerzo y el sacrificio de otros es capaz de conseguir.

perfilmajadilla

Perfil de la carrera. ¿Cota minima 5 metros y apenas se baja de la linea de los 100?

En cualquier caso, lejos de desmoronarme y ahora que la baja forma me permite hacer el ridículo de manera estrepitosa sin sentimiento ninguno de culpa, me apunté sin pensarlo demasiado al III Trail Cross de La Majadilla. ¿Es esto un acercamiento a la montaña? Yo mejor lo llamaría a un alejamiento del asfalto, ya que tiene ciertas características que lo separan del resto de carreras de montaña y que yo agradezco enormemente:

  • No aparece la palabra ultra por ningún lado.
  • Aparece la palabra cross
  • Va Gonzalo
  • No se corre en altura
  • No hay que levantarse a las 3 de la mañana
  • Va Lobillo
  • No hay que dejarse un riñón para pagarla y otro para correrla
  • No hay ninguna marca comercial en el nombre de la prueba

El entrenamiento específico para esta prueba ha sido nulo, un par de paseos por pistas de tierra y mis cuatro días de entrenamiento habituales desde hace un mes, de los cuales dos son cochineros, uno es fuerte de series y el otro es una tirada “larga” de entre 12 y 15 kilómetros. El domingo pasado engañado por “Lobillo y sus amistades peligrosas en movimiento” me sometieron a un stress test digno de los peores hombres de negro, y no me refiero a Will Smith.

Dicho todo esto, no tengo zapatillas, ni gorra, ni vaso, ni botella de agua y no pienso llevar el tocho de móvil a pasear por el campo. Pero lo que más me preocupa es no perderme, afortunadamente tengo un plan cojonudo para esto, y es no ir el primero abriendo camino. Seré pobre, pero tonto…

mapamajadilla

25 kilómetros se convertirán en mi distancia más larga corriendo, no es algo que me preocupe en exceso, pues los asfalteros sabemos que no es la distancia el problema sino el ritmo. La estrategia y objetivos serán los habituales de toda esta última etapa como corredor… aleatorios. Afortunadamente, el año pasado se corrió una distancia y circuitos diferentes (como no, la han hecho crecer…) y eso hará que no sea fácil proponerse una marca, además, el no conocer a casi nadie del ambiente runner-trail me ayuda a no seleccionar víctimas a las que seguir / evitar hasta el mismo día de la carrera…

Está mal que yo lo diga, pero esta crónica promete.

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.