Tag Archive for parque romano

San Silvestre Benéfica 2011

sansilvestre2011

Los que corremos habitualmente o hacemos deporte con cierta regularidad, nos encontramos de vez en cuando y casi sin querer, animando a amigos o conocidos a practicar algo de deporte. Da igual lo que sea, lo importante es moverse, divertirse, sudar un poco, en fin, no seré yo el que descubra los beneficios del ejercicio físico. Para los que nos gusta ver que la gente se mueve, se anima y practica deporte ayer fue un día especialmente bonito.

La San Silvestre Benéfica de Las Palmas de Gran Canaria se celebró el 31 de diciembre a las 17:00 horas. Antes ya habían corrido un montón de niños con sus padres, y seguro que alguno sufrió más en ese kilómetro, que en los siete y pico que tendrían que correr sin la ayuda de los críos media hora más tarde.

Llegué una hora antes más o menos para no quedarme sin la camiseta, y fue comprarla y agotarse (nota mental: no esperes al último día). Había muchísima gente, entre corredores y acompañantes el sitio no daba para más. Saludé a unos cuantos amigos que por allí andaban (¡gracias Vicky por la foto, vaya reflejos!) y fuimos a la salida. Es una carrera no competitiva, sin dorsal y sin tiempos y se notaba. No había nervios ni tensión en la salida, todo el mundo bromeaba y se lo pasaba en grande ¡Qué bello es correr! (Con permiso de Fran Capra).

Salida sin pistoletazo (otro acierto) y los más de dos mil corredores íbamos haciendo el embudo por el Parque Romano. Tanta gente en tan poco espacio (la calle por donde se corre tendrá unos 6 ó 7 metros de ancho) y además, siendo de arena (que por cierto, repararon muchos los baches ésta semana) dejó una nube amarillenta que me recordaba cuando echábamos gofio al Scalextric para simular rallyes de tierra.

La carrera fue muy entretenida, estar entre tanta gente corriendo por tu ciudad es algo bastante especial. Muy buen rollo y muchas risas, aunque fueron a menos con el paso de los kilómetros. Todo muy bien organizado, número para sorteo al llegar a meta, avituallamientos a media carrera y en la llegada, mini-hospital…

Lo mejor fue sin duda la cantidad de inscritos. El año pasado no la corrí por no estar en la isla, pero creo que se superó con creces el número de inscritos. El correr está de moda, no hay más que ir al quiosco y ver que hay cuatro o cinco revistas de <<running>> y eventos como éste, cada vez más arraigados y multitudinarios lo demuestran. Es una pena que cueste tanto arrastrar más gente al resto de carreras populares, no sé si será por el dorsal, el precio, el beneficiario o qué, pero lo que está claro es que no va tanta gente.

La carrera estuvo patrocinada por el Hospital Perpetuo Socorro y organizada por el club deportivo TRICAN. Gracias a ellos, al resto de los patrocinadores, voluntarios, etc. Eventos como éste, hacen grande este deporte.

Mizuno Wave Musha II

mizunomusha

Me había quedado en que las Asics Gel Kayano se me estaban quedado un poco pesadas. Durante la búsqueda de algo mas ligero, llegué a las zapatillas de competición o voladoras. Por toda la Interweb se pueden leer comentarios de que si la estabilidad es poca, que son muy ligeras y se hacen incómodas a los pocos kilómetros, que si son sólo para corredores de élite, que duran muy poco, etc.

A mi la idea de ahorrarme peso en cada paso me seducía demasiado y me fui de cabeza a por unas. Primero busqué en tiendas locales y apenas encontré nada, en algún viaje busque alguna cosa y tampoco encontré demasiado, así que al final las compré por Internet. Buscando información sobre marcas y modelos o experiencia con zapatillas voladoras, di con ejercicios de técnica de carrera, consejos, ventajas… y acabé en el método POSE. El método tiene fans y detractores a partes iguales (o quizá no) e intentar explicarlo se escapa del alcance de esta entrada, básicamente viene a decirnos una serie de técnicas y ejercicios de propiocepción para correr de una manera supuestamente (a mi me lo parece) más eficiente. Las bases son: aterrizar con el metatarso del pié (la parte almohadillada del pié o el mediopié) sobre la vertical del cuerpo (no pisar delante del cuerpo, sino justo debajo, o lo más retrasado posible), ir ligeramente mas bajo e inclinado hacia delante (desde los tobillos y no desde la cintura) e intentar correr a  unos 160 pasos por minuto (pasos cortos, cadencia alta). De ésta forma nos frenamos menos contra el suelo, no hace falta impulsar tanto (al haber menos pérdida de velocidad) y reducimos la fuerza de los impactos contra el suelo. El santo grial del método POSE, dice que la combinación de metatarso+tobillo+aquiles+rodilla+cadera+musculatura es mucho mejor en términos de amortiguación que cualquier pedazo de goma que pongas bajo tus pies.

Como iba diciendo, vi a buen precio las Mizuno Wave Musha II y además, me parecieron bonitas de la muerte, ‘pa la saca.

En 3 días las tuve en casa y de eso hace ya casi un año. La idea a priori era usarlas en la pista y series cortas para acostumbrarme pero la realidad es que ¿quien quiere cargar con casi 400gr en cada pierna, si con estas de 230 vas igual o mejor? No he vuelto a usar las Kayano. En su momento dudé entre éstas  y las Ronin. Las Ronin eran un poco mas ligeras y éstas tenían un poco de corrección para los pronadores muy leves (como yo). El dibujo del tatuaje de las Ronin hizo que la balanza cayera del lado de las Musha. A día de hoy éstas me parecen muy blandas y muy altas (¡toma ya!) y hubo un mes entero que me estuvieron molestando en el empeine (sólo ese mes, antes y después no me han molestado en absoluto, supongo que sería cosa de mi pié). Ya están bastante curtidas y la arena del parque romano ha hecho estragos en ella, aún las uso para alguna tirada larga (su upper me resulta muy cómodo) o para hacer kilómetros suaves en el parque arenoso.

¿Quien dijo que correr era aburrido?

Estos días he tenido unos entrenamientos de lo mas variado: Largos, cortos, rápidos, lentos, con llanos, repechos, en pista, en arena… de todo un poco. El domingo hice la tirada cronometrada, fueron 15 Km en 1:05′ por la avenida marítima. El lunes tocó un 2x5000m en 18’40” en el parque romano, el martes día de recuperación suave y hoy tocan 16 series de 100m en pista (y me voy a atrever con los clavos, aunque a estas alturas y a tan poco tiempo para el objetivo principal, sea una locura).

El lunes fue uno de esos días en los que estuve a punto de morir en el parque romano. En series de entre 1000 y 3000 metros, la curva del parque romano parece la del casino en Mónaco, desliza y hay exceso de pilotos, más de una vez he estado a punto de besar el suelo, pero no fue por esto. Esos perros tan bien educaditos que corren sueltos a su libre albedrío, te persiguen y ladran mientras sus dueños te echan el humo de sus cigarrillos tampoco fue la causa, y los baches y zanjas ni los nombro, ya sabemos donde están de memoria. El lunes había un grupo de chavalitos haciendo series de 100 ó 200 metros, en sentido contrario y por el interior, vamos por la calle 1 si estuviera marcado. En fin, yo no soy el tío mas listo del mundo (mas bien al contrario), pero hacer series de 100 metros, en arena, por la zona interior y en dirección contraria al resto de la peñita no me parece la mejor de las ideas. Si un tren sale de Valladolid en sentido Madrid a la velocidad a la que cualquier persona sana se hace un 100 liso y a su vez otro sale de Madrid sentido Valladolid al trote dominguero, lo que ocurre cuando se encuentren lo sabemos todos, y además el peor parado siempre será el mas lento.

Al margen de la anécdota, ayer tocó trote recuperatorio, descansos activos lo llaman ahora en los círculos del saber. Cuando me toca correr a cualquier ritmo para soltar, me gusta hacerlo cerca de casa y entre todos los posibles caminos, siempre acabo escogiendo este que pongo a la derecha. Salgo de Salinetas (en la zona industrial, parte baja de la foto) y voy pasando por la playa de Salinetas, Melenara, Muelle de Taliarte, playa del Hombre, Hoya del Pozo y La Garita, ahi doy media vuelta y regreso. Es un trayecto muy completo, subidas y bajadas suaves, pocos tramos completamente rectos y viento en contra a la ida y a favor a la vuelta. En total son 9 kilómetros y pocos metros y obviamente se puede alargar lo que se quiera (subiendo a Ikea o callejeando por el polígono industrial a la llegada). Eso si, entre el viento (constante e intenso, sobretodo en verano), las subidas y bajadas y algún tramo de escaleras, puede ser un pelín rompe-piernas.

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.