Archive for 20 agosto, 2012

Gimnasio para fondistas (Parte 1)

mancuernas

Si hay un apartado olvidado en el entrenamiento de la mayoría de los corredores populares, es el trabajo de la fuerza. Y parece bastante lógico si pensamos en cómo nace, y sobre todo, en cómo evoluciona el corredor popular. Se empieza a correr por algún motivo (perder peso, hacer vida saludable, ambición deportiva, etc.) con el objetivo inicial de aguantar unos minutos, luego unos minutos más… luego más días a la semana, luego más kilómetros, luego una carrerilla que pasa por delante de casa, luego un 10000, luego nos llama la media maratón, quizá la montaña, y acabamos con la prueba “reina”: El maratón.

Durante este proceso y según el nivel de cada uno, el cuerpo de un atleta sufre cambios fisiológicos importantes. El más conocido es el del corazón (que aumenta su tamaño, con lo que gana capacidad de bombeo y menor ritmo cardíaco) pero también se sufren otros y no todos son positivos. En su afán por ser más resistente y eficiente, el fondista tiende a perder peso, grasa y también masa muscular. También se adecúa el gesto deportivo, para gastar menos en recorrer la misma distancia.

Pero correr es más que eso, mucho más. Si queremos dar lo mejor de nosotros y lo que es aún más importante, hacerlo durante más tiempo, hay que planear los entrenamientos. Y entrenar, no es calzarse las zapatillas y salir a correr por la tardecita a echar kilómetros al parque, entrenar es seguir un plan para alcanzar un objetivo. Si no lo tienes, bien, just RUN.

Lo primero que hay que hacer, es desterrar todos los mitos y creencias que tengamos acerca de los gimnasios, las pesas y la hipertrofia en general. No nos vamos a poner como Arnold ni aún queriendo y tampoco hay que ir corriendo a comprarse bañadores marca-paquetes para lucir palmito en la playa (aunque yo los llevo ¿qué pasa?). Esto es aún más evidente en las chicas y su legendario miedo a que le aparezcan músculos donde antes había curvas: desterradlo.

A modo de resumen (científicamente inexacto, sacrílego e incompleto), diremos que básicamente hay dos tipos de fibras musculares (hablando siempre del músculo esquelético): Las del tipo I y tipo II.

Las tipo I: Usan mucho oxígeno, son muy resistentes a la fatiga, generan poca fuerza y son poco dadas al crecimiento.
Las tipo II: Poco oxígeno consumido, son las menos resistentes a la fatiga y generan gran cantidad de fuerza.

No hay que ser un lumbreras para darse cuenta de que nos interesa, sobretodo, darle cañita a las fibras tipo I, y como se puede ver es fácil diferenciar el físico de un atleta “con mucha fibra del tipo I” y a otro “con mucha fibra del tipo II”. En este punto siempre se comparan fondistas con velocistas, pero puestos a exagerar, hagámoslo comparando a fondistas con culturistas. Si analizamos los músculos de ambos, veríamos como cada uno presenta un desarrollo casi opuesto (exagerando un poco) en sus fibras musculares. Uno (pongamos Kiprotich, que está de moda) presenta hipertrofia miofibrilar (mayor densidad de fibras, aunque “pequeñas” del tipo I) mientras, pongamos Schwarzenegger (¡Jesús!) presenta hipertrofia sarcoplásmica (“menos” fibras, pero mucho más grandes). Todo esto muy a grandes rasgos y muy cogido por los pelos, que no se me enfade nadie.

Ejemplo de “fibroso de tipo I”

Fibroso “tipo II” De cuando daba gusto ver a un culturista

Normalmente, ni tendremos la cantidad de fibras “Tipo I” de Kiprotich, ni la calidad de las “Tipo II” de Terminator (tendremos las que nos han tocado por Mamá y Papá) pero no nos engañemos: podemos sacar mucho más partido de las que tenemos y podemos tener más, lo que a día de hoy sigue sin saberse es si se pueden “convertir” de un tipo a otro (variar nuestro porcentaje de fibras del tipo I con respecto a las del tipo II) con resultados poco concluyentes (por contradictorios o por estar realizados sobre grupos de no-atletas).

Hay muchas maneras de entrenar fuerza sin trabajar con pesas: hacer cuestas, series, multisaltos, correr con el paracaidas, jugar con las vallas, etc. Pero no hay ninguna que sea tan específica y tan poco lesiva como el entrenamiento con cargas (no confundir con el entrenamiento lastrado, cosa que afortunadamente, va desapareciendo de las manías de los entrenadores de los años ochenta).

Teniendo más o menos clara la teoría, llegamos a las siguientes conclusiones:

Entrenarnos de manera únicamente aeróbica no nos permite rendir a nuestro 100%.

– El cuerpo, como mera adaptación a correr, elimina “sobrantes” que nos serán necesarios en ciertas fases de la temporada.

– Necesitamos ganar fuerza (en músculos y  tendones) sin ganar peso ni retener líquidos.

– La forma mas rápida, eficiente y menos lesiva de hacerlo es mediante pesas (o resistencias).

– El entrenamiento con pesos, deberá ir encaminado a ejercitar las fibras “tipo I“.

– Sometiendo al cuerpo a cargas controladas, disminuiremos el riesgo de lesión, al tener el sistema musculotendinoso mas fuerte.

-Tendremos una excusa para pasar mil veces por delante de la clase de spinning

Muy bien, entiendo el porqué pero… ¿cómo lo hacemos?. Pues habrá que currarse algo, a ver si en unos días…

Carrera Popular a Teror Policia local de Las Palmas de Gran Canaria

Las tradición dice que la carrera acaba cuando tocas la puerta de la iglesia

Cada año parece más difícil enterarse de cuándo y quien organiza ésta carrera. En la época de las comunicaciones instantáneas, un informático-corredor-bloguero (y no siempre por ese mismo orden) suscrito por RSS a dios sabe cuántas fuentes del gremio, se entera de que ya está abierta la inscripción, por una amiga que lo escuchó en una radio local. No somos nadie.

Todo lo que rodea a ésta carrera es un tanto extraño, no por lo peculiar de cada una de sus variables, sino por lo infrecuente de todas ellas juntas. Para empezar, el nombre de la prueba es: Carrera de la policía local de Las Palmas de Gran Canaria, aunque el 90% del trayecto se hace en el municipio de Teror. Debido a la longitud del título a ésta se la conoce con un nombre diferente dependiendo de con quien hables: carrera de la policía, subida a Teror, carrera del madrugón, ir a ver a Pinito… (Pinito = Virgen del Pino = Basílica de Teror) El recorrido también es atípico al no ser el típico circuito circular, en este caso se sale de A (barrio de Tamaraceite) y se llega a B (Plaza de la basílica de Teror). La distancia son 13Km en subida suave pero constante y no hay plan B de menos kilómetros para losers.

Otra de las cosas raras es que no hay dorsales y por lo tanto, tampoco hay clasificación oficial, con lo que más de un rata se ahorra la inscripción. Se celebra en una fecha extraña donde no hay apenas carreras de asfalto, de hecho se la puede considerar como la primera de la temporada (o de la pre-temporada). Otra de las cosas diferentes de esta carrera es el horario, se empieza de noche y se termina de día, siendo la salida oficial a las 7:00 de la mañana. Aunque no se ve salir el sol por ir corriendo con montañas a ambos lados, sentir amanecer mientras corres oliendo a rocío es algo que no sucede a menudo (a la mayoría digo, abstenerse de comentarios los zombie-runners).

Hay más cosas que hacen especial esta carrera, como que media hora antes de la salida oficial sale otro grupo de gente  haciendo el mismo recorrido caminando, con lo que durante gran parte de la carrera se cuenta con los ánimos de los caminantes, siempre dispuestos a apoyar al sufrido corredor (y viceversa). Lo recaudado por la inscripción va a la asociación de lesionados medulares y grandes discapacitados de canarias, así que ratas, pasad por caja. El tramo más duro es el último kilómetro o kilómetro y medio, pero lo peor no es que la pendiente se acrecienta no, en ese tramo final está la fábrica de Donuts, a esa hora con la producción a tope y los olores frente a ti, con el único objetivo de hacerte desistir. Con el comprobante del pago, en meta te dan avituallamientos varios y una camiseta con mangas del color mas chillón posible. ¿Qué más se puede pedir?

Otro punto importante es la llegada, aquí no hay arco de meta y no sueñes con un crono oficial, pero ni se te ocurra llegar al final y sentarte a descansar… Aquí uno no ha acabado la carrera hasta que toca la puerta de la iglesia con la palma de la mano. Esto es tradición y las tradiciones hay que respetarlas, al fin y al cabo correr es una acto de fe.

Para los novatos, por la mañana hace fresco y al llegar a Teror, ya se sabe: puedes morir congelado o asarte de calor, es lo que tiene mi pueblo. Casi siempre hay una furgoneta-consigna donde dejar la mochila para que la suban a meta. Dejad ropa seca y algo de abrigo y por dios, estamos en Canarias, olvidaos de las mallas largas y de los polares PARA CORRER.

¿He dicho que ésta es mi carrera favorita y que además me la voy a perder? Grrrr

El cartel con la información de la inscripción y demás se puede descargar de AQUI

Cosas que me sobran en una olimpiada: La natación sincronizada

Cada vez que comento esto delante de alguien, salgo escaldao por todas partes. No se puede meter uno con la natación sincronizada oiga, es como algo sagrado. Para empezar, natación sincronizada debería ser el ejercicio de nadar de manera sincronizada (vamos, simultánea) con una o varias supuestas compañeras (en femenino si, a los chicos no nos dejan). Pero seamos serios estas tías no nadan, apenas se mueven del sitio, como mucho debería llamarse: Mantenerse en el agua de manera sincronizada.

No les quito mérito ninguno, me parece algo dificilísimo, al nivel de un concurso de baile, salsa, rock and roll o twist, con la dificultad añadida de estar rodeado de agua por todas partes y tener que respirar a veces. La diferencia evidente es que mientras el baile o la danza es pura armonía física y visual, yo aquí sólo veo chapoteos y salpicaduras.

Cuando veo algo de esto por la tele, me imagino una fiesta de fin de año, en una casa con piscina, donde la cosa se disparata y se tiran tres o cuatro, con ropa of course. No me cabe en la cabeza otro escenario donde se acabe asi en una piscina. Si yo viera a alguien con la cantidad de maquillaje que llevan éstas meterse en mi piscina (que no tengo) llamaría a la policía primero, a sanidad después y luego dejaría que un helicóptero se llevara el agua para apagar algún incendio.

Cuando una gimnasta camina hacia su aparato lo hace con la tensión, la concentración y el paso firme necesario para lograr su meta. Cuando acaba, saluda al público en un acto deportivo de recompensar a la afición su calor y a los jueces su difícil tarea. En la ¿natación? sincronizada hacen una especie de ridículo paseo militar, con un caminar estrambótico y con unas sonrisas forzadas y artificiales, que intentan hacernos creer lo bien que se lo van a pasar ahora ahí abajo haciendo apneas con aspavientos. Supongo que al ponerse boca abajo en el agua, la inundación nasal será inevitable y de ahí que usen esas pinzas, que las hace parecerse al Michael Jackson de los peores momentos. Entre pinzas, lentejuelas, floripondios, purpurinas y maquillaje estilo Carmen de Mairena, me da mucha grima mirarlas.

Yo quiero ver la cara de sufrimiento de las atletas, quiero verlas sonreír  cuando hacen el salto de su vida, llorar cuando logran su mejor marca, salir corriendo a por los compañeros cuando le dan la nota que tanto trabajo le ha costado. También quiero verlas enfadadas si no les sale el ejercicio como tenían previsto y como lo asumen. No quiero que me muestren esa sonrisa entrenada durante 6 horas diarias, básicamente porque no es suya. Afortunadamente, cuando ya les dan la nota (después de haber hecho el segundo paseo de sonrisa sincronizada) ya se relajan y se las ve naturales.

Yo no conozco más deportes donde se actúe de esta manera, esto me parece más un espectáculo que un deporte y qué queréis que os diga, el circo del sol me parece mil veces más espectacular y más entretenido. Será por eso que esto se ve cada cuatro años, y lo otro cuelga el “no hay billetes” allá donde va.

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.