Septiembre

september

Septiembre es un mes como cualquier otro, o quizá no.

Para los estudiantes suele ser un mes odioso, significa el final de su verano y el inicio del año lectivo, justo lo contrario de lo que piensan sus padres. Aumenta el tráfico en la ciudad, las playas empiezan a vaciarse, vienen las mareas del Pino, la subida a Teror, la fiesta del charco… A mí siempre me ha parecido que septiembre es el mes ideal para tomarse unas vacaciones, poca gente, buen tiempo, mejores precios que agosto… Luego recordé que era autónomo.

Si septiembre es el mes de la vuelta al cole, el de este año se ha convertido para mí en el mes de volver a correr. Dos meses era el tiempo previsto sin correr en éste último paro forzado y aunque se cumplieron a mitad de agosto, decidí alargarlo otros quince días, porsiaca…

En lo que a correr se refiere, el primer objetivo de estos meses fue no subir de peso aunque no por rendimiento ni por estética. La idea de empezar a entrenar poco a poco y sin forzar tras una fractura de estrés es incompatible con hacerlo con más peso que antes. Lo más ligero que he estado corriendo es sobre 68-69 kilos y ahora estoy en 71. Justo antes del parón pesaba 72, así que…

 

Otro objetivo fue fortalecerme muscularmente. Mucha carrera, los kilómetros y algo de dieta me dejaron más flojo de la cuenta. Fortalecer pantorrillas (gemelos, sóleos, tibiales y peroneos) era primordial para esta lesión. Algunas horas de gimnasio más tarde, parece que todo sigue en su sitio.

 

 

El tercer objetivo era no perder demasiado fondo así que bici estática y simulador de escalones me han acompañado estos dos meses. El hacer ejercicio aeróbico sin que te de el aire te hace sudar más de lo normal y además, en mi caso particular me aburre enormemente. Es tedioso aguantar más de 30 minutos pedaleando o en la elíptica, y lo es con música, con TV o incluso de charla con amiguetes. En acumulado habré visto unas 12 veces el España – USA de baloncesto en Teledeporte (y las que nos quedan). Otra cosa de dificultad suprema, es subirme las pulsaciones en esos ejercicios. Cuando uno corre, a poco que apriete los machos se pone fácil a 160-170 pulsaciones y con cierta capacidad de mantener esa zona cardíaca. En la bici o sucedáneos me resultaba imposible hacerlo, luego salieron sesiones de 25-35 minutos a 140-150 pulsaciones medias en mi verano particular. Imposible mejorar fondo de esta manera y complicado no perderlo, pero sirvió a su propósito de no dejar al corazón dormirse durante el parón y quemar alguna caloría. Se ve que eso de no tener a nadie en frente al que adelantar hace difícil aguantar el ritmo vivo.

Llegó septiembre y tenía que empezar a correr. También tenía que hacerlo de forma ligeramente diferente, ya que si no, con toda probabilidad, me volvería a fastidiar la tibia. Total, que hace unos días he estrenado zapatillas y ayer estrené plantillas ortopédicas que me han hecho a medida, según un estudio biomecánico. Los detalles los dejo, por que dan para otro post.

Confieso que me planteé no escribir nada más sobre mi lesión, no quería que ésto acabara pareciéndose al blog del pié de Fabián Roncero (sin acritud) o que me llamárais el pupas a partir de ahora. Pero pudo la vena solidaria, ya sabéis, por si ayuda a alguien que esté en situación parecida (o termina de hundirlo).

Dos semanas, seis salidas a correr. Empezando el primer día con sólo 15 minutos suaves y llegando hasta los 30 minutos, a razón de 5 minutos más cada día. Ayer me probé yendo un poco más rápido y me sentí de nuevo corredor, aunque de esto me di cuenta cuando al llegar a casa estaba más preocupado por los flatos y las ampollas de novato, que por la pierna, que por ahora no rechista… ¡Y que se mantenga así!

Pues si, septiembre puede ser un mes como cualquier otro, aunque espero poder recordarlo con una sonrisa en la cara dentro de unos meses.

11 comments

  1. Jose Gonzalez dice:

    Me alegro que poco a poco vayas cogiendo ritmo Aarón. No es momento de ponerse objetivos sino de volver a disfrutar corriendo ¿Podrías decir donde te hiciste el estudio biomecánico y las plantillas ortopédicas? Sería de gran interés que nos dieras más detalles de tu experiencia para otros corredores. Deduzco que si tenías problemas en los tibiales era por un exceso de pronación y te lo han corregido con plantillas.

    Saludos.

    • ¡Hola Jose, qué alegría leerte!

      El estudio de pisada (dinámica y estática) lo hice en TAC (terapias acuatáticas) en la cornisa y las plantillas en la ortopedia Bentejui.

      Realmente soy neutro, mas aún cuando yo no uso prácticamente los talones, pero tengo el pie excesivamente cavo y no uso la parte externa. A eso le sumamos que tengo una cadera 5mm más alta que la otra… y si, estoy mal hecho xD

  2. Gonzalo dice:

    No hay mejor sensación que el día que vuelves. El primer rodaje después de una parada o de una lesión es el mejor. Sentir que puedes hacerlo, volver a recuperar sensaciones. No veas cómo me alegro amigo. No te has perdido nada, el asfalto te espera y los primeros retos te observan a pocos meses vista.

  3. Álvaro dice:

    Te vas a salir, veo que eres un runner muy aplicado y que no puedes parar quieto. Ya verás la fuerza que te ha dado el gimnasio.

  4. QuiqueLang dice:

    Las caminatas por el campo de golf seguro que también te habrán venido muy bien. Has sido paciente y eso se tiene que ver recompensado. Suerte y a tirar pa´lante.

  5. pepefernandez dice:

    Hola Aaron. Volver a empezar, como Garci. Hazlo muy progresivamente. Un abrazo

  6. Bueno, bueno, esto va fucionando. Vete poco a poco, no seas tú mismo.

    Ya sabes lo realmente importante… LA VUELTA A ARUCAS POR EQUIPOS.

  7. José Lobillo dice:

    Hola Aarón! Después de leer hoy la entrada de Gonzalo “We are the family”, una chispa saltó en mi cerebro y acabo de comprender que el grupo con el que me crucé el domingo era el vuestro y el chico que me saludó (y que yo saludé sin saber quién era, por ser educado y estar concentrado en mis zancadas) eras tú jajaja. Menuda alegría volver a correr,no? Ya mismo estás dejando las marcas de suela quemada en el asfalto, de eso no hay duda.
    Por cierto, me picaste un montón con eso de bajar del minuto en el 400! El otro día me cronometré por curiosidad en el romano y me salió 1:09 minutos. Bajar 10 segundos me parece una barbaridad, pero a ver si te animas un día y nos ponemos a ello, contigo al lado seguro rebajo la marca jeje.
    Un abrazo!

    • Ey Jose!!!

      Uf, todavía ando espesísisisimo, pero va llegando poco a poco jaja.

      Pues 1:09 en la arena del parque es un marcón. Eso en pista son cuatro o cinco segundos menos fijo. Si que es jodido bajar segundos, pero si le añades los tacos de salida, entrenar la salida y ponerte clavos… al final igual hasta sale y todo jajaj.

      Cuando empiece con las series te aviso y nos hacemos unas mediciones extraoficiales. Que por ahora solo estoy con trotes cochineros y un poco de fartlek

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.