Sembrando

sowing

Buscar la palabra sembrar en google, hace que no dejes de sorprenderte de la interweb. La buscaba para tener una foto que simbolizara precisamente eso, la siembra, según la RAE en su sexta acepción: hacer algo de que se ha de seguir fruto. Digo esto, porque en épocas lejanas a objetivos, a los que nos gusta entrenarnos para la consecución de un fin, se nos hace un pelín cuesta arriba.

Después de una preparación más o menos “dura” para una carrera, si está bien planificada, deberíamos haber llegado en el tope de forma justo en el proceso de la famosa supercompensación. Después de la carrera, nos puede quedar más o menos tiempo en nuestra supercompensación, pero la bajada es inevitable. Cada persona es un mundo, y hay gente que puede mantener la forma “supercompensada” muy poquito tiempo y otros la pueden estirar mucho más. Pero no hay que engañarse. Si alguien dice estar “siempre igual de bien” es que está claramente por debajo su nivel durante todo ese tiempo.

Bajo ésta idea, me he dedicado las últimas semanas a perder forma. Suena un poco raro sí, pero viniendo de hacer 6 días de entrenamiento a la semana con una media de 75-80 kilómetros, salir ahora sólo tres veces a la semana no vale para mantener la forma (si aceptamos el concepto mantener, que es un bonito debate también).

Además de perder la forma de manera “voluntaria”, la señorita gripe me recordó que dejar el complejo vitamínico no fue buena idea. Tres días con fiebre y descansando muy poco me han dejado frito. Hoy he ido al parque a dar unas 7 vueltas, a ver si recordaba de lo que iba el rollito este.

A donde quería llegar con lo de la siembra, es que no se puede estar todo el tiempo al 100%, a veces hay que dejarse ir para en un futuro no muy lejano, recoger esos beneficios en forma de mejora de nuestra forma física y mental.

No es inusual hablar con corredores que han hecho una media este fin de semana, la semana que vienen tienen otra y además de montaña, luego una trail de no-se-cuantos, luego un triatlón en no-se-donde y así durante todo el año y año tras año.

Como dice la frase: el tiempo pone a cada uno en su sitio. Y en este caso el tiempo no es sólo una fecha, sino también una marca. Todo esto obviamente no vale de nada si la palabra mejorar no entra en tu diccionario runner, o si te conformas con hacer siempre lo mismo y de la misma manera, pero algo me dice que el espíritu del corredor no es ese, o al menos no es sólo ese.

3 comments

  1. Gonzalo dice:

    No hay un día donde estás a tope de forma, sino un período de días. Lo más lógico es establecer dos o tres objetivos primarios en el año e intentar obtener el pico de forma coincidiendo con los objetivos. No se puede estar siempre en la cúspide como dices, pero se puede obtener un pico de forma dos o tres veces al año.
    Si bien es verdad que con tres días no estás igual que antes, también es verdad que todo el año 6 días te desgasta enormemente. Lo divertido es probar cosas nuevas y regenerarse, ya volverás con más fuerza. Eso sí, ya debes ir poniendo fechas en tu calendario.

  2. Hola Aaron,

    Yo siempre intento dividir la temporada en dos semestres, lo que los entendidos llaman macrociclos.

    Un objetivo cada 6 ó 7 meses, te permite planificar, ilusionarte, prepararte a conciencia, competir y regenerarte.

    En caso de que uno quiera competir bastante más, debe hacerse bajo la óptica de que esas pruebas intermedias sean test cara al objetivo prioritario.

    Y, hablando de siembra, hay que poner semillas diversas, para tener buenos frutos: piscina, gimnasio, gradas, cuestas, kilómetros y todo lo que vosotros ya sabéis…y que yo no hago.

    Y cuando es el momento para esa piscina, esas cuestas, esas sesiones de multisaltos en gradas, el gimnasio ó los circuitos?…ahora, para regenerarse de tanto kilómetro y fortalecerse para el próximo gran objetivo.

    Este es el momento, cuando la próxima fecha en el calendario esté aún a seis meses vista, de hacer una buena pretemporada.

  3. Yo soy de competir mucho pero siempre centrando mi preparación en dos o tres maratones al año.

    No sacrifico el entrenamiento por las competiciones intermedias que voy haciendo. Cuando cae alguna marca en esas carreras es como consecuencia de la preparación para el maratón y no por un entrenamiento específico.

    Es posible que si me centrara sólo en entrenar tendría mejores resultados, pero colgarme un dorsal cada poco tiempo es lo que me hace disfrutar con el running.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este blog utiliza cookies para alguna de sus funciones. Haciendo click en el botón "continuar" hará desaparecer este mensaje. La información contenida en las cookies se utiliza para mejorar la navegación, recordando sus preferencias en esta página web.